lunes, 10 de agosto de 2009

La princesa de oros

El otro día andaba en mil tribulaciones, de nuevo una mini crisis existencial. ¿Cual es mi propósito en la vida? ¿Qué pinto yo aquí? ¿Porqué mi vocación no encaja en mi entorno?...

En fin, que me decidí a sacar una carta del tarot que tenemos en casa, a veces lo hago y me ayuda mucho.


Os cuelgo aquí la carta, LA PRINCESA DE OROS, porque también el tarot nos habla de maternidad ¡cómo no!


El vientre inchado de la Princesa de Oros indica su embarazo. En sentido figurado, la Princesa de Oros también puede ser madre de una nueva identidad, idea o concepto.
En su mano izquierda, la Rosa de Isis, Gran madre de la Fertilidad.
En la cabeza, La Princesa lleva los cuernos del carnero, que indican el avance hacia un territorio desconocido.

Su pelo lo lleva peinado en trenzas largas y gruesas. La trenza significa el entrelazado de tres seres (por ejemplo, padre, madre e hijo); esto significa un vínculo y un compromiso. Sin embargo para la madre esta unidad no debería convertirse en un fin en sí. Una vez que haya transcurrido el periodo necesario para estrechar los lazos, el pelo podrá caer libremente, sin restricciones.

El trono de la Princesa entá en un bosquecillo de árboles sagrados, al pie de una montaña sagrada. El suelo donde tienen sus raices los árboles se ha llenado y transformado por la luz amarilla del espíritu que ha alcanzado la tierra desde el cielo, guiada por la vara. Asi, los árboles adquieren la función de unir el espíritu y la materia. El nacimiento de lo nuevo ha traido luz a la tierra. Los impulsos de las ideas cosmicas se hacen visibles a los seres humanos y permean todo con su cualidad divina.

Sugerencia: Medita un rato sobre la carta de la Princesa. Respira suavemente y deja que tus hojos reposen sobre el símbolo yin-yang. A continuación, cierra los ojos y siente la cualidad de lo nuevo que va a entrar en tu vida.

Afirmación: Estoy preparado para que entre la nueva belleza en mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada