miércoles, 23 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad!¡Feliz 2010!

Os dejo por unos días. Me voy al encuentro de mis seres queridos.

He aquí algunas fotos de nuestra última temporada y una oración.

Entre las ojas del otoño del antiguo jardín.
Nos acabamos de mudar, seguro que lo echaremos de menos
Creciendo y poniendose guapisima, la pequeña.Compartiendo un orejón

Cuando la ternura llega a casa


El arbolito creado por mis retoños.

Y LA ORACIÓN:

Wakan Tanka, Gran Misterio,

enséñame a confiar en mi corazón,

en mi mente, en mi intuición,

en mi sabiduría interna,

en los sentidos de mi cuerpo,

en las bendiciones de mi espíritu.

Enséñame a confiar en estas cosas,

para que pueda entrar en mi Espacio Sagrado

y amar más allá de mi miedo,

y así Caminar en Equilibrio con el paso de cada glorioso Sol

y gloriosa luna.

que así sea!!!!

domingo, 20 de diciembre de 2009

Feliz Yule


La celebración de Yule tiene lugar en el solsticio de invierno, el 21 de diciembre.
Es la noche más larga del año y representa el triunfo de la luz sobre la oscuridad. A partir de este día el sol comienza a acercarse de nuevo a la tierra.
Es un bonito y mágico día para celebrar, quizás los cristianos tomaron el nacimiento de Jesús por estas fechas simbolizando lo mismo, el triunfo de la Luz.
El invierno nos regala silencio, reposo y visión para conectar con nuestro poder y nuestra sabiduría.
Es un momento similar a nuestro tiempo de menstruación, es la misma energía invernal y de recogimiento la que nos invade esos días... a poco que nos observemos, nos daremos cuenta.
Es un momento para el descanso, la calma, la inactividad, también es un momento ideal para hacer planes y ver donde queremos plantar el germen de nuestros futuros proyectos. Momento de decidir que debe morir y que debe vivir tanto adentro como fuera.
Para conectar con nuestra sabiduría interior debemos apagar los sonidos del mundo y escucharnos a nosotras mismas... muchas veces esos sonidos no son otra ocsa que obligaciones, preocupaciones, temores...
Atisbamos y celebramos que la Luz volverá después de todo y que esta oscuridad y este encuentro con la profundidad de nuestra alma nos ha transformado y renovado.
Todo reposa bajo la superficie, aparentemente muerto, para renecer con la llegada del sol y la primevera.
Si te apetece celebrarlo haz un altar con elementos que representen el invierno, el frío norte... enciende velas blancas para dar fuerza al sol o si puedes haz una fogata, medita, entra en relación con tu vacío interior, con tu alma. Es el fin y el principio del ciclo.


"Yo enciendo este fuego en tu honor Diosa Madre

Tu creaste la vida de la muerte; calor del frio;

Yo te aclamo Diosa Madre!

El Sol vive una vez mas; el tiempo de luz esta aumentando.

Bienvenido mi querido Dios del Sol!"

Ahí estamos poderosas brujas!!!

sábado, 19 de diciembre de 2009

Carta a los Reyes Magos

Jajaja, no sé de quién es pero desde luego me identifico en muchíiiiisimos párrafos


Queridos Reyes Magos:

Les escribo esta carta con un lápiz rojo de mi hijo, en el dorso de un recibo, sentada al lado de la lavadora entre un lavado y otro, y quien sabe cuando volveré a tener un poco de tiempo libre en los próximos 18 años.
He sido una buena madre durante todo el año.
He alimentado, aseado y cuidado a mis hijos todos los días.
He visitado al pediatra muchas más veces de lo que he visitado a mi propio médico aún encontrándome mal.
He vendido sesenta y dos papeletas de lotería de navidad del fútbol de mi hijo, he cambiado cromos, comprado chuches.....
Llevo a mis hijos al cole, a las actividades extraescolares, les ayudo con los deberes, a preparar los exámenes, juego con ellos, les llevo al parque con sus amigos, a montar en bicicleta y patinar...
Recojo y ordeno su habitación, que queda como una leonera tras pasar por ellos allí un ratito, es increíble cómo se trasladan los juguetes de las estanterías al suelo porque ¡¡ninguno los ha cogido!!.
Les preparo la ropa, sus mochilas, el almuerzo para el recreo... para que todo esté listo y no les falte nada...
En fin, me esfuerzo en hacer que su vida sea lo más feliz posible, sin problemas ni preocupaciones.
Pensaba que quizás, visto que no les he pedido nunca nada, este año podrían traerme algunas cositas.. Aquí tienen mis deseos:

Me gustaría una barriga plana, de esas de las artistas de Hollywood, unos brazos que no dolieran y fueran lo suficientemente fuertes como para apartar a mi hijo del estante de las golosinas, mientras hace una rabieta en medio del supermercado. También quisiera una cintura, ya que en algún sitio perdí la que tenía, hacia el séptimo mes de mi último embarazo.
También me gustarían unos cristales y paredes resistentes a las huellas y a las pintadas, un rinconcito secreto donde poderme esconder para hablar por teléfono.
En el aspecto práctico, quisiera una muñeca que hable y diga, "Sí, Mamá" para ayudarme en mi autoestima como madre, así como dos niños que no peleen, y tres pares de vaqueros que se abrochen sin necesidad de tanta fuerza.
También me gustaría una voz nueva, ya que mi voz parece estar fuera del alcance auditivo de mis hijos ya que por mucho que me esfuerce no parece que me escuchen. Sería maravilloso si consiguiera que mis hijos ayudaran en casa sin necesidad de pedir un premio a cambio. Si fuera tarde para encontrar todo esto, quisiera al menos el tiempo suficiente para mí, para cepillarme los dientes, peinarme decentemente, para maquillarme, ir de tiendas a la sección femenina y no sólo a la infantil. Tiempo para tener el lujo de sentarme y comer la comida caliente, y no fría o sin que
tenga que comerla antes o después de que mi familia cene.
Me gustaría experimentar, qué se siente durmiendo una noche entera del tirón, sin interrupciones de ninguna clase....
Bueno, Queridos Reyes, la alarma de la secadora me indica que ha terminado su ciclo y mi hijo se ha dado cuenta que estoy aquí encerrada. Creo que quiere que le devuelva su lápiz. Que tengan un buen viaje y recuerden sacarse el polvo de sus sandalias antes de entrar. Pueden comerse las galletas que les dejamos en la mesa, pero cuidado con echar migas a la alfombra.

Con cariño...... MAMA!!

P.D.

Ah!... otra cosa, pueden anular todos mis deseos con tal de que hagan que mis hijos crezcan felices, sanos y se conviertan en personas de bien.

martes, 15 de diciembre de 2009

Mensaje para la Ministra Bibiana Aído

Diario de Sevilla

No se lo digas a mamá
Mariló Montero

Me gustaría saber la identidad de los nueve expertos en los que la ministra Bibiana Aído se escuda para defender que una niña de dieciséisaños puede abortar sin consultar con sus padres.
Me gustaría saber de quéson expertos y si son padres y madres.
Me gustaría saber en qué se fundamentan para decir que dejar tan dramática decisión en manos de una adolescente aterrada es lo mejor para ella.
Me gustaría saber si se han parado a pensar que esa criatura, tras mantener una relación sexual precipitada, va a empezar a sufrir lo que la literatura científica ya ante un aborto.El síndrome de aborto reúne quince síntomas psicológicos que van desde la angustia al sentimiento de culpabilidad, la ansiedad, los terroresnocturnos, la depresión, los trastornos de alimentación o de la vidasexual. Síntomas que pueden llegar a aparecer, dicen los psicólogos de la Asociación de Víctimas del Aborto, incluso años después de haber abortado.
Me gustaría saber con qué valor lanza la joven ministra Aído, con una sonrisa, como quien anuncia un anticonceptivo novedoso, que una niña de dieciséis años está tan capacitada para abortar como para casarse.Una niña de dieciséis años no está capacitada para abortar ni para casarse, por mucho que se esté normalizando lo que son parches en la vida. Una cosa es que lo haga y otra bien distinta la sacudida que la vida le da a una adolescente casada, quien sale adelante gracias a los apoyos de la familia.
Me gustaría saber quién le va a informar a una adolescente de dieciséis años de que si se queda preñada puede abortar sin decírselo a los padres y también en quién se va a apoyar ante semejante circunstancia. ¿En la mamá-administración, o en su mejor amiga, con la que intercambia los vaqueros e inventa en su habitación coreografías de Beyoncé?
Me gustaría saber si esos expertos conocen lo que es ser padres y las complicaciones a las que nos enfrentamos para conquistar la confianza de nuestros hijos en la difícil adolescencia.
Me gustaría saber el protocolo de actuación que se llevará a cabo cuando una niña de dieciséis años acuda al centro para abortar y cómo será tratada.
Me gustaría saber qué pretenden con esta propuesta de ley, que autoriza a que se rompa la confianza entre hijos y padres.
Y me gustaría saber qué se pretende de los padres el día que nuestra hija decidiera abortar en soledad. ¿La recibimos con un aplauso? ¿Le damos sopa caliente? ¿Le preguntamos si llegó a ponerle nombre? ¿O quién habría sido el padre? ¿Debemos obviar el tema, o celebrarlo con una barbacoa? ¿Trae esas instrucciones la nueva reforma de la ley del aborto?
Una cuestión más: ¿meterán en la cárcel a una madre que le discuta esa decisión a su hija adolescente? O es la ley del "no se lo digas a mamá porque no la necesitas".
Señorita Aído, me gustaría saber si mi hija ha abortado sola. Porque soy su madre.

Si estás en contra de la ley que prepara el actual gobierno, difunde este artículo. En caso contrario, disculpa.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Hace unos días en El Pais.

Partos con menos bisturí
En España se realizan más cesáreas de las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. La forma de parir depende más de los protocolos hospitalarios que de las necesidades de las mujeres. Pero la situación está cambiando
MARTA ESPAR 11/12/2009


Usted está embarazada. A punto de salir de cuentas. Piensa dar a luz en el hospital más cercano a su lugar de residencia. Es lógico: está convencida de que la asistencia al parto es parecida en todos los centros. Pero no es así. En España, un hospital público puede tener una tasa de cesáreas 3,5 veces mayor que otro situado a menos de 100 kilómetros de distancia. Algunos hospitales terciarios, que son los que concentran más casos de parturientas de riesgo, tienen cifras más bajas que muchas clínicas privadas o centros comarcales. Y la probabilidad de que salga del paritorio con una molesta episiotomía incisión en el periné, aunque su parto sea normal, también puede reducirse casi a la mitad según el centro.

Otros aspectos difíciles de medir, pero también decisivos para la futura salud de madre e hijo, como la participación de la mujer, la calidad del vínculo con el bebé o la instauración de la lactancia materna, pueden variar según las prácticas que establezcan los diferentes protocolos hospitalarios.
Un informe reciente del Atlas de Variaciones en la Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud (Atlas VPM), un proyecto con financiación pública que establece indicadores de calidad asistencial, ha analizado todas las altas hospitalarias por parto producidas en los hospitales públicos de 13 comunidades autónomas durante los años 2003-2005. Sus autores concluyen que no son la edad ni el riesgo obstétrico de las pacientes las razones que explican semejante variabilidad en las tasas de cesáreas, sino las diferencias en los estilos de la práctica clínica de los profesionales que intervienen en la asistencia al parto. El coordinador científico del Atlas VPM, Enrique Bernal, explica que al excluir -entre otras- las tres indicaciones mayoritarias para practicar una cesárea, que son que el niño venga de nalgas, la cesárea previa y la distocia -parto anormal-, sigue existiendo un porcentaje de cesáreas del 15%.
Según el documento, algunas variables, como el mayor número de obstetras en la plantilla, el nivel tecnológico del centro -tener una UCI neonatal- o el menor nivel socioeconómico del área geográfica, influyeron en que la tasa fuera mayor. Las preferencias de las mujeres tampoco pueden explicar semejante variación, advierte Bernal, también director de la unidad de investigación en servicios sanitarios del Instituto Aragonés en Ciencias de la Salud (IACS), "porque, por ley estadística, es de esperar que en poblaciones suficientemente grandes sus preferencias se distribuyan aleatoriamente".
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya estableció a finales de los años ochenta que un porcentaje mayor del 15% es poco justificable. Sin embargo, en España los números se mantienen en una media de entre el 22,2%, en los hospitales públicos, y el 36,6%, en los privados, según los datos más recientes (de 2005). Revisar semejantes cifras es posible, como demuestra un proyecto piloto dirigido desde el hospital de Manacor, en Mallorca, que está consiguiendo adecuar los números a la evidencia científica.
Su impulsor, el jefe del servicio de obstetricia y ginecología del hospital de Manacor, Andrés Calvo, insiste en que "lo esencial no es hallarse por debajo de una cifra mágica de cesáreas, sino hacerlo bien y no practicar más cesáreas de las necesarias". Su estrategia ya dio buenos resultados en las islas Baleares entre los años 2003 y 2005, y desde abril del 2009 se está iniciando en otros seis hospitales de la Península. Para Calvo, una de las claves es que este protocolo "sea asumido por todo el equipo profesional y exista un buen seguimiento".
Desde que el Ministerio de Sanidad impulsara la Estrategia de Atención al Parto Normal (EAPN), aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) en 2007, una red de formadores está extendiendo por todo el país las recomendaciones de la OMS y la literatura científica. Así, en la mayoría de los partos en mujeres de bajo riesgo (casi el 90% de los casos), algunas prácticas, como la monitorización continua del latido fetal, que impide la libertad de movimientos de la parturienta, o la rotura de la bolsa y la inducción por oxitocina, que aceleran artificialmente las contracciones y pueden producir efectos secundarios, están siendo sustituidas por otras más respetuosas con el proceso fisiológico.
Como la auscultación intermitente o el tratamiento alternativo del dolor, con bañeras de agua caliente, inyecciones de agua destilada o analgesia epidural a dosis más bajas, que permitan andar. Los efectos de este cambio sobre las tasas de cesáreas, partos instrumentados y episiotomías están siendo espectaculares en algunos centros públicos tan dispares -tanto en volumen de pacientes como en situación geográfica- como los de Cruces (Bilbao) y Las Palmas (Canarias), y en otros comarcales como los de Alcañiz (Aragón), Vila-real (Castellón) y Huércal-Overa y Úbeda, en Andalucía.
La obstetra Pilar de la Cueva, coordinadora de la EAPN y directora del programa formativo para profesionales, admite que este cambio implica mayor ratio de matronas por mujer, pero tiene muchas contrapartidas económicas porque reduce días de estancia, uso de quirófano, material e inversión en aparatología, y sobre todo disminuye la tasa de morbimortalidad de madre y recién nacido. "Además, existe toda una serie de efectos secundarios de la cesárea que no se registran, como las secuelas respiratorias a corto y largo plazo en el bebé o el malestar psicológico y las secuelas físicas en las madres", añade De la Cueva.
Sigue vigente en la sociedad la creencia errónea de que siempre es más segura que un parto vaginal. ¿Por qué? "La creencia en la bondad de una atención medicalizada de los partos normales está muy arraigada en la sociedad, no sólo entre los profesionales", aclara Charo Quintana, obstetra, ex consejera de Sanidad del Gobierno de Cantabria. "Le estamos atribuyendo al parto tecnológico toda la reducción alcanzada en la morbimortalidad materna y perinatal, cuando, en realidad, se debe a la mejora en el estado de salud de las mujeres, de sus condiciones de vida y de la atención prenatal, la disminución del número de partos y la utilización de la tecnología adecuada para los de riesgo", continúa.
Quintana es coordinadora científica de la Guía de práctica clínica sobre la atención al parto normal en el SNS que va a editar el Ministerio en los próximos meses. La guía es la primera elaborada, además de por un equipo de expertos (obstetras, comadronas, pediatras y anestesistas), por usuarias representadas por la asociación El parto es Nuestro. El documento va a promover cuidados ajustados a las circunstancias de parto de cada mujer y al respeto de su autonomía. "No se está abogando por volver a los partos de antaño, ni a los partos y nacimientos sin atención profesional", insiste Quintana. "Todo lo contrario, ahora disponemos de un conocimiento sobre la fisiología del parto que no teníamos antes. Estamos en condiciones de atenderlos mejor que nunca, vigilando estrechamente cualquier alteración e interviniendo sólo si es necesario y con las actuaciones más adecuadas".
Cada día hay más mujeres que así lo experimentan en su propia carne. Isabel Martínez es una de ellas. Vive en Jaén, pero parió a su hijo Pablo a finales de setiembre en el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, a 50 kilómetros de distancia de su casa. Dio a luz sin grandes lujos, en una habitación interior sin ventana, donde, sin embargo, se sintió "como si estuviera en casa". Estuvo horas paseando por los pasillos, se dio una ducha de vez en cuando y le controlaron el latido del corazón de su hijo de forma intermitente con un monitor "a ventanas" -unos 20 minutos cada hora-. Sintió dolor, pero no quiso la epidural. Sólo recuerda comodidad, alivio. Cuando Pablo nació, el matrón se lo puso encima del pecho por debajo del camisón, piel con piel, como indican los libros. No se desgarró ni le hicieron ningún corte. A las pocas horas ya se levantaba, y el niño se agarró al pecho enseguida.El caso de Isabel está dejando de ser una excepción en Andalucía. Con un Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal (PHAPA) que contempla las preferencias de la mujer en aspectos como el acompañamiento o la posición en el parto, buena parte de los hospitales públicos de esta comunidad autónoma está actualizando sus protocolos para convertir el parto de Isabel en un acontecimiento cada vez más generalizado en las mujeres de bajo riesgo.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Meditación para abrir el corazón


En tu lugar sagrado, enciende una vela, siéntate tranquilamente y apoya tu mano derecha en el centro de tu pecho. Da un profundo suspiro.
Conéctate con tu respiración. Siente el pulso de tu corazón. Permite que la tibieza de tu mano mitigue esta parte del cuerpo. Nota las sensaciones. Respira lenta y suavemente. Siente y visualiza tu corazón, suavizándose y abriéndose. Inhala y exhala.
Imaginate mirando o sosteniendo a un bebé, o cualquier otra imagen que evoque un sentimiento de amor en el centro de tu corazón. Nota las sensaciones y pensamientos que van surgiendo.
Inhala calidez y amor, exhala toda incomodidad y tirantez que puedas sentir en tu pecho o en cualquier otra parte de tu cuerpo. Inhala u exhala. Imagina que tu corazón se suaviza y se abre. Siente como se alivian la incomodidad y la tirantez. Siente como la calidez de tu mano sigue aliviando el centro de tu corazón.
Este es un momento perfecto para que también te preguntes si hay algo que necesitas saber en esta ocasión en particular. Escucha la respuesta. Inhala y exhala.
Siente cómo se mueve la tibieza por todo su cuerpo. Cómo se abre y expande tu mente. Inhala y exhala lento y profundo. Tómate todo el tiempo que sea necesario.

Esta meditación puede ser un maravilloso comienzo para cualquier ejercicio, ritual o ceremonia, particularmente cuando se le agrega una plegaria o una bendición. También puede utilizarse como invalorable herramienta cuando experimentes un desafío en particular o algún sentimiento abrumador.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Juego

http://www.mibrujula.com/juegos/la-venganza-de-mama

Es el enlace a un juego entretenido. Lo que llama la atención es la temática, una mamá puerpera a la que le abruman con consejos o le visita la suegra o el papá que llega tarde del trabajo.

Echadle un vistazo.

Diez pilares de un puerperio feliz

Las madres recientes sufren un profundo cambio íntimo. Tanto sus hormonas como sus sentimientos están en efervescencia. La oxitocina, la hormona del amor, corre por sus venas. Están felices pero a la vez abrumadas por el cansancio y las dudas. Sienten una melancolía que puede desembocar en una depresión.
Durante el puerperio, según explica Laura Gutman, las mujeres se encuentran con su propia sombra, con recuerdos y miedos no completamente asumidos. Todo eso remueve por dentro el corazón. Y además muchos veces nos empeñamos en hacerlo todo solas y el mantener la casa en orden se convierte en una pesadilla. Las mamás recientes a veces no tienen tiempo ni de ducharse, asi que ¿quien va a andar planchando? Tampoco es el momento de cumplir como anfitrionas. No hay que “cumplir”. Todo eso hace que el desembarco en la nueva maternidad sea abrumador, más de lo que por si mismo ya es.
Para disfrutar de un puerperio feliz es necesario retornar a las cosas sencillas y al encuentro con una misma. Cosas tan sencillas que no siempre nos damos cuenta de lo importantes que son. Cuidarse a una misma y dejar que te cuiden, porque tu tienes que cuidar a tu bebé.
He aqui algunas cosas que es preciso tener presentes. Yo los llamo los diez pilares para un puerperio feliz:

Entrégate al vínculo. Disfruta del enamoramiento de tu bebe, de esa locura de amor. No temas la sensación de no ser tu misma. Al fin y al cabo, no solo ha nacido un bebé, también ha nacido una madre.

Confía en ti. Vas a amar mucho a tu hijo y vas a ser una buena madre. Confia en tu cuerpo, está preparado para dar alimento y cobijo al bebé. Puedes cuidarlo y hacerlo feliz, el te necesita y vas a hacerlo bien.

Recuerda que antes que nada estáis vosotros dos. Di no a las visitas que no desees, con dulzura pero con seguridad. Necesitáis intimidad y descanso. Si la casa esta desordenada no es ahora lo más importante del mundo.

Pide ayuda antes de estar superada. Expresa tus preocupaciones y tus necesidades. Si no puedes con la casa, no te martirices. Recuerda que antes las mujeres puérperas recibían cuidados de otras mujeres experimentadas y colaboración en las tareas. Lo más importante es que descanses y cuides del bebé. Si tienes otros hijos busca ayuda para poder hacerlo.

Descansa siempre que puedas. Acuéstate cuando el bebe duerma. Colecha o duerme al lado del bebé, así ni se despertará tanto ni te desvelaras cuando pida el pecho.

Da el pecho. Recuerda que tu leche alimenta, que no hay leches aguadas. Destierra ese y otros mitos sobre la lactancia. Infórmate con expertos de verdad, que apoyen la lactancia materna y sepan sobre ella. Acude a un grupo de apoyo si tienes alguna duda o preocupación. La lactancia te va a ayudar tanto emocional como corporalmente a conseguir el equilibrio.

Busca el soporte emocional de otras madres experimentadas y sensibles. Investiga si hay un grupo de apoyo a la crianza en tu zona. Plantéate si una doula puede hacerte falta y no descartes la idea por novedosa. Si te sientes sola o aislada, seguro que otras madres pueden ayudarte.

Conéctate a tu bebé, aprendiendo a entender sus mensajes. Los bebés si llevan “manual de instrucciones”, ellos mismos. Si aceptamos la idea de que el niño es capaz de identificar lo que necesita y pedirlo, es mucho más sencillo. Los demás mamíferos tienen solo su instinto y se comunican con sus crías. Confiando en el nuestro podemos hacerlo. Hay que dejar salir el instinto y racionalizar menos.

Olvídate del reloj. Tu ritmo es el del bebé. La lactancia no tiene horarios. No cuentes las tomas, deja que el bebé viva pegado a tu cuerpo. Esconde el reloj. No va ser para siempre. Pero sí en estos primeros días. Concédetelo. Vale la pena. Inviertes en felicidad, y eso vale más que nada, así que si puedes, contrata ayuda.

Haz lo que tu sientas, no lo que te digan. Es el momento de hacerte mas libre. La opinión de los demás no tiene que ser tu guía. Concédete hacer las cosas como te hagan más feliz, no como “hay que hacerlo”. Tira las ideas preconcebidas a la basura, y déjate fluir. Puedes coger al bebé en brazos todo lo que te apetezca, así que adelante, reinventa todo y cría a tu pequeño como te salga del corazón.

Hay más cosas que una puérpera debe cuidar. Su cuerpo se encuentra en un momento de recuperación que será especialmente duro si ha habido cesarea. Las hormonas y los cambios físicos no pueden desdeñarse. El comienzo de la lactancia no siempre es sencillo. La higiene íntima y la alimentación son importantes puntos que atender.

martes, 1 de diciembre de 2009

Las vacunas, ¿amigas o enemigas?

Las vacunas son, para la medicina oficial, uno de los mayores logros de la humanidad en la lucha contra las enfermedades, pero son ¿amigas o enemigas? ¿Realmente son necesarias y sin efectos secundarios todas las vacunas que nos aconsejan ponernos?

La mayoría de las personas confían y creen a pies juntillas en la bondad e inocuidad de las vacunas; por lo menos hasta que tienen un hijo... y ven todo el arsenal de vacunas que les tienen que administrar. Es entonces cuando uno no puede dejar de pensar si son realmente necesarias todas las vacunas y si no tendrán importantes efectos secundarios.

Desde las Asociaciones para la Libertad de Vacunación se argumenta que en general no se nos suele informar de los posibles efectos secundarios. Uno de los problemas que se encuentran estas asociaciones o las personas que han tenido alguna problemática es la dificultad de demostrar la causa-efecto entre vacunaciones y efectos postvacunales ya que a menudo éstos pueden tardar días o semanas en aparecer. Por desgracia desde que empezaron las primeras vacunaciones masivas ya se sabe que existen los efectos secundarios ya que hay mucha información...

Si buscamos en Internet encontraremos miles de documentos y de informes médicos sobre el tema. Es importante decir que la mayoría están hechos por médicos y no por terapeutas naturistas (siempre se nos acusa de ir, sin ningún criterio, en contra de toda la medicina convencional o alopática). Por supuesto estas personas, sean médicos o no, siempre han estado tachadas de alarmistas e ir en contra del progreso.

El increíble negocio de las vacunas

Es una pena pero hay que tener en cuenta que detrás de las vacunas hay un imperio farmacéutico que mueve miles de millones de dólares en todo el mundo. Descubrir una nueva vacuna (para lo que sea) supone un negocio inmenso ya que todos los países corren a proteger a su población. Los beneficios de los fabricantes son increíbles. Ante el temor (o rumor interesado) de que la fiebre aviar podía afectarnos cual peste negra a toda Europa, todos los estados quería comprar la posible vacuna al precio que fuese. El pánico, en algunos momentos fue total. Luego te explican que bueno, claro, que este tipo de vacunas tienen una protección relativa ya que ese tipo de virus tiende a mutar. Pero si tu ya has vendido varios millones de vacunas el objetivo (económico) de las multinacionales farmacéuticas ya está resuelto. En estos momentos hay más de doscientos proyectos sobre nuevas vacunas. Por supuesto todos los trabajos dicen que la suya debería de ser obligatoria para todos.

La pena es que nuestro sistema inmunitario se ve cada vez más afectado por tantas vacunas y eso es la causa, según muchos autores, de la plaga de enfermedades autoinmunes, alergias, autismo, etc.

Vacunas, pasteur y el concepto de enfermedad de la medicina alopática

Con Pasteur empezó realmente la Era de la Medicina Moderna pero, valorando sus logros, a partir de ese momento ya no será importante el paciente y sus circunstancias (dieta, higiene, emociones, condiciones de trabajo, etc.) sino sólo tendrá sentido encontrar el "bichito" o bacteria y matarlo.

Esta tendencia continua hoy en día y de hecho es, por desgracia, la herramienta más utilizada para luchar contra la enfermedad en los países más pobres. En esto se basan también las vacunas. Así, por ejemplo, en África ya no existe la Viruela pero la gente continua muriendo de otras enfermedades como la Malaria, Sida o puramente de hambre y es que sus condiciones de vida continúan siendo igual de malas que antes de empezar a vacunarlos.

Como decía Bernard, "contrincante" de Pasteur ¿no será como mínimo igual de importante estudiar que condiciones favorecen el crecimiento de ese microorganismo que provoca la enfermedad?Así pues, sin rechazar por ello las vacunas de forma general, no cabe duda de que la mejor vacuna es mejorar las condiciones de vida de las personas.

Conclusión sobre las vacunas

Nuestro consejo es que la información es vital en estos casos. Es importantísimo que antes de vacunarnos, de lo que sea, solicitemos primero el máximo de información de nuestro médico o farmacéutico. Hay que valorar cada caso en particular y la realidad epidemiológica de cada zona o país.
Si no tenemos más remedio que vacunarnos una buena opción es acudir al médico homeópata para que nos de un remedio para evitar, en lo posible, efectos secundarios de las vacunas.

Autor: Josep Vicent Arnau
Naturópata y Acupuntor
Articulista de Enbuenasmanos

viernes, 27 de noviembre de 2009

La guardería no puede criar saludablemente a un bebé

Cambio social

Madres a la oficina, bebés a la guardería: relevante cambio social de los últimos 40 años. Con algunas consecuencias indeseables. Quien las señale se expone a ser tildado de carca. Pero se agolpan las evidencias neurocientíficas, y hay que plantearlas: lo hace la doctora Torras - ¡se reprocha haber callado demasiados años!-, presidenta de la Fundació Eulàlia Torras de Beà (www. fetb. org), gestora de varios centros de salud mental infantil y juvenil y que ahora celebra 40 años de trabajos. Cada día hay más padres inquietos ante una política socioeconómica que dificulta procurar a sus hijos una feliz y saludable crianza, padres como los que se mueven en http:// mastiempoconloshijos. blogspot. com



Eulàlia Torras de Beà, psicoanalista y psiquiatra infantil
La guardería no puede criar saludablemente a un bebé"


VÍCTOR-M. AMELA - 23/11/2009

Soy lo bastante mayor para acumular experiencia y lo bastante joven para seguir aprendiendo. Soy de Barcelona. Soy médica, psiquiatra y psicoanalista. Estoy casada y tengo tres hijos y seis nietos. ¿Política? Favorable a los más necesitados. ¿Dios? Eso son cuestiones privadas

¿Qué tiene de malo una guardería?
Es algo que necesitan los padres..., pero no es lo que necesita un bebé.
¿Y qué necesita un bebé?
La cercanía cálida, constante y segura de sus amorosos padres.
Pero si los padres no pueden...
Dejan a sus bebés cada vez más tempranamente en guarderías, sin calibrar las consecuencias...
¿A qué edad entran los bebés en guarderías?
¡Con cuatro meses! Algo impensable hace 40 años...
¿Y qué consecuencias tiene esto?
Mala crianza. Asumimos como normal que nuestros bebés enfermen, ¡y no lo es!
¿Enferman por culpa de la guardería?
Multiplica las posibilidades de enfermar: el bebé está más expuesto a gérmenes... y, sobre todo, más propenso a toda afección.
¿La guardería acentúa la propensión a enfermar del bebé?
Sí. El propio hogar, los brazos de mamá y papá, un círculo reducido de personas... ¡eso es lo que fortalece emocional, cognitiva y físicamente al bebé! La guardería, en cambio, puede comprometer su desarrollo.
¿Tanto como eso?
El ingreso en la guardería lo hace retroceder temporalmente en competencias que está adquiriendo, como hablar, caminar...
¿Por qué?
Un entorno estable proporciona seguridad al bebé, seguridad que lo anima a explorar: así madura bien. Alterar su entorno le resta seguridad, lo que frena su desarrollo.
¿No está dramatizando, doctora?
Lo confirman los últimos hallazgos en neurociencias y psicología evolutiva.
¿Me los resume?
De los cero a los dos años, cuando más plástico es el cerebro, las neuronas del bebé se desarrollan según la calidad de los estímulos que recibe por interacción con las personas centrales de su mundo: abrazos, achuchones, caricias, risas, balanceos, movimientos, sonidos, voces, cantos, palabras, mimos, cariños, músicas, olores, colores, sabores...
¿Y besos?
Y besos. Todo eso sofistica y enriquece su sistema neural y nervioso, el sistema desde el que establece su relación emocional y cognitiva con el mundo y consigo mismo.
¿La guardería no da esos estímulos?
Imposible en grado óptimo, improbable en el necesario, difícilmente con la intensidad y calidad de unos papás atentos y amorosos. Ya no existen a tiempo completo. Y quizá por eso llegan cada día a las consultas más psicopatologías en niños cada vez menores... ¡España es ahora el tercer país que más psicofármacos receta a menores! Cortamos síntomas sin analizar causas. También padecemos en España un elevado fracaso escolar. Tampoco analizamos causas, preferimos castigar o etiquetar: "trastorno por déficit de atención e hiperactividad", y medicar.
Ir pronto a la guardería ¿no garantiza una mejor escolaridad ulterior?
No. Hay que escolarizar al niño justo cuando empieza a quedársele pequeño su hogar.
¿Y a qué edad sucede eso?
No antes de los tres años.
¿Tan tarde?
En Finlandia los padres no están obligados a escolarizar a sus hijos ¡hasta los siete años! Y Finlandia es el país con menos fracaso escolar de Europa, vea el informe PISA. Seguro que concurren otros factores... El principal es que el Estado sufraga durante el primer año a los padres. Y luego permite horarios laborales intensivos o reducidos. Así, ¡los padres pueden criar a sus hijos! Y un niño bien criado en casa llegará a la escuela muy estimulado, con ganas de descubrir. Y aprenderá más y mejor. O sea, que deberíamos mimar al bebé. Atender sus necesidades de hambre, sueño y - sobre todo-cariño. No es sobreprotegerlo, ¡es protegerlo de lo que vendrá! Porque el niño así criado gozará de estabilidad emocional, autoestima y coherencia: estará bien preparado para los reveses que vendrán.
¿Y no será así si se ha criado con mucha guardería o en un orfanato?
La pobreza de estímulos empobrece su desarrollo: serán niños poco orientados, intemperantes y más agresivos, más vulnerables a la frustración, más depresivos...
Diga algo bueno de las guarderías.
Muchas tienen excelentes cuidadoras, pero repartirse entre tantos niños imposibilita la calidad de la atención personalizada.
Mejor una guardería que algún hogar.
Ante un hogar con abandono, conflicto permanente y agresividad crónica, ¡mejor una guardería, sí! La guardería es útil en ciertos casos y momentos, pero no es la opción principal para criar saludablemente a un bebé.
Envíe un mensaje a los padres. Uno de la doctora Julia Corominas: "Dedicar tiempo a los hijos de pequeños os ahorrará mucho tiempo cuando sean mayores". Ahorro en salud física, mental y emocional.
¿Qué haría si mandase en España?
En vez del populismo político de inaugurar guarderías, subvencionaría a los padres para que dedicasen tiempo a criar a sus hijos hasta los tres años: ¡eso sí sería progresista!
En algo sí habremos progresado en los últimos 40 años...
Sí: en conocimiento. Sabemos cómo optimizar el desarrollo de los niños. ¿Por qué no lo aplicamos? ¿Queremos su felicidad futura?


lunes, 23 de noviembre de 2009

La Contra página nº 68
Más Noticias deLa Contra

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La abuela Margarita

El otoño como estación equivale a la etapa premestrual de nuestro ciclo, la luna en su estado menguante y como punto cardinal el oeste, el repaso a lo que fuimos, el soltar, el desapego y también a la ancianidad en el ciclo de la vida, a la vieja y como muestra os dejo aquí esta bellísima entrevista a una mujer, a una vieja, a una sabia...También nosotras portamos dentro el arquetipo de la abuela, la sabiduría está dentro, rescatemosla.


LA ABUELITA MARGARITA, CURANDERA, GUARDIANA DE LA SABIDURÍA MAYA
Cuando necesito algo, me lo pido a mí misma

Tengo 71 años. Nací en el campo, en el estado de Jalisco (México), y vivo en la montaña. Soy viuda, tengo dos hijas y dos nietos de mis hijas, pero tengo miles con los que he podido aprender el amor sin apego. Nuestro origen es la madre tierra y el padre sol. He venido a la Fira de la Terra para recordarles lo que hay dentro de cada uno.

-¿Dónde vamos tras esta vida?

-¡Huy hija mía, al disfrute! La muerte no existe. La muerte simplemente es dejar el cuerpo físico, si quieres.

-¿Cómo que si quieres...?

-Te lo puedes llevar. Mi bisabuela era chichimeca, me crié con ella hasta los 14 años, era una mujer prodigiosa, una curandera, mágica, milagrosa. Aprendí mucho de ella.

-Ya se la ve a usted sabia, abuela.

-El poder del cosmos, de la tierra y del gran espíritu está ahí para todos, basta tomarlo. Los curanderos valoramos y queremos mucho los cuatro elementos (fuego, agua, aire y tierra), los llamamos abuelos. La cuestión es que estaba una vez en España cuidando de un fuego, y nos pusimos a charlar.

-¿Con quién?

-Con el fuego. "Yo estoy en ti", me dijo. "Ya lo sé", respondí. "Cuando decidas morir retornarás al espíritu, ¿por qué no te llevas el cuerpo?", dijo. "¿Cómo lo hago?", pregunté.

-Interesante conversación.

-"Todo tu cuerpo está lleno de fuego y también de espíritu -me dijo-, ocupamos el cien por cien dentro de ti. El aire son tus maneras de pensar y ascienden si eres ligero. De agua tenemos más del 80%, que son los sentimientos y se evaporan. Y tierra somos menos del 20%, ¿qué te cuesta cargar con eso?".

-¿Y para qué quieres el cuerpo?

-Pues para disfrutar, porque mantienes los cinco sentidos y ya no sufres apegos. Ahora mismo están aquí con nosotras los espíritus de mi marido y de mi hija.

-Hola.

-El muertito más reciente de mi familia es mi suegro, que se fue con más de 90 años. Tres meses antes de morir decidió el día. "Si se me olvida -nos dijo-, me lo recuerdan". Llegó el día y se lo recordamos. Se bañó, se puso ropa nueva y nos dijo: "Ahora me voy a descansar". Se tumbó en la cama y murió.

Eso mismo le puedo contar de mi bisabuela, de mis padres, de mis tías...

-Y usted, abuela, ¿cómo quiere morir?

-Como mi maestro Martínez Paredes, un maya poderoso. Se fue a la montaña: "Al anochecer vengan a por mi cuerpo". Se le oyó cantar todo el día y cuando fueron a buscarle la tierra estaba llena de pisaditas. Así quiero yo morirme, danzando y cantando. ¿Sabe lo que hizo mi papá?

-¿Qué hizo?

-Una semana antes de morir se fue a recoger sus pasos. Recorrió los lugares que amaba y a la gente que amaba y se dio el lujo de despedirse. La muerte no es muerte, es el miedo que tenemos al cambio. Mi hija me está diciendo: "Habla de mí", así que le voy a hablar de ella.

-Su hija, ¿también decidió morir?

-Sí. Hay mucha juventud que no puede realizarse, y nadie quiere vivir sin sentido.

-¿Qué merece la pena?

-Cuando miras a los ojos y dejas entrar al otro en ti y tú entras en el otro y te haces uno. Esa relación de amor es para siempre, ahí no hay hastío. Debemos entender que somos seres sagrados, que la tierra es nuestra madre y el sol nuestro padre. Hasta hace bien poquito los huicholes no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra. "¿Cómo voy a ser propietario de la madre tierra?", decían.

-Aquí la tierra se explota, no se venera.

-¡La felicidad es tan sencilla!, consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar de educadora.

-¿Cuál es la misión de la mujer?

-Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible. Yo quiero decirle algo a todo el mundo...

-...

-Que pueden usar el poder del gran espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona.-Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede.

-Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros.

-Mientras no te empaches de ti mismo.

-Debemos sutilizar nuestra sombra, ser más ligeros, afinar las capacidades, entender. Entonces es fácil curar, tener telepatía y comunicarse con los otros, las plantas, los animales. Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite.

-¿Desde cuándo lo sabe?

-Momentos antes de morir mi hija me dijo: "Mamá, carga tu sagrada pipa, tienes que compartir tu sabiduría y vas a viajar mucho. No temas, yo te acompañaré". Yo vi con mucho asombro como ella se incorporaba al cosmos. Experimenté que la muerte no existe. El horizonte se amplió y las percepciones perdieron los límites, por eso ahora puedo verla y escucharla, ¿lo cree posible?

-Sí.

-Mis antepasados nos dejaron a los abuelos la custodia del conocimiento: "Llegará el día en que se volverá a compartir en círculos abiertos". Creo que ese tiempo ha llegado.

Una película

“El primer grito”, una película sobre el nacimiento
Posted: 17 Nov 2009 05:02 AM PST
La leyenda talmúdica cierra Le premier cri, documental francés que Gilles de Maistre estrenó en 2007, y que cubre la crónica de diez partos registrados en Francia, Estados Unidos, México, Brasil, Nigeria, Tanzania, Japón, Vietnam, India y Siberia el 29 de marzo de 2006, día de eclipse solar..
Cuenta el Talmud que, mientras permanece en la panza de su madre, un niño posee todo el saber acumulado en sus vidas anteriores. Por eso antes del nacimiento aparece un ángel que sella el labio del afortunado con un dedo, conminándolo así a mantener ese saber en secreto.
La intervención angelical deja una huella en el rostro del bebé: la pequeña hendidura entre el labio superior y la base de la nariz. En ese preciso instante, el niño ingresa a la vida olvidándolo todo… y grita por primera vez.
El largometraje vale por su calidad cinematográfica, por su interés antropológico, por su fuerza testimonial y por su capacidad para darle al nacimiento un significado poético pero no cursi, estético pero no publicitario, universal pero no unidimensional...
El primer grito busca rescatarnos de la vorágine actual y concientizarnos sobre la necesidad de recuperar el contacto con la naturaleza, al menos con sus tiempos, sus pausas, sus espacios. En este sentido aparece un primer contraste entre, por un lado, los partos atendidos en la maternidad más grande del mundo (que queda allá lejos en Hanoi) y en una clínica parisina y, por el otro, ambientes no médicos ni institucionales (desde una cabaña en la campiña estadounidense hasta el desierto africano de Kogo).
En ningún momento de Maistre pretende retomar el ideal de “buen salvaje” que imaginó Jean-Jacques Rousseau. Pero sí se permite cuestionar los fundamentos de un sistema que “confunde a las madres con máquinas y a los bebés con productos”, según señala un viejo neonatólogo japonés.
Un segundo contraste se establece entre las condiciones de parto en el Primer Mundo (o para una pareja con poder adquisitivo, como sucede en el caso mexicano) y en el Tercer Mundo (o para una pareja perteneciente al estrato social más bajo, como sucede en el caso indio). Por supuesto, las conclusiones que podamos sacar de esas imágenes exceden la cuestión cinematográfica e incluso el homenaje al primer llanto del recién nacido.
Le premier cri cuenta con una excelente fotografía, una banda sonora deliciosa, donde se destaca la canción “A new born child” interpretada por Sinéad O’Connor y un guión que logra amalgamar diez historias diferentes. Son los tres ejes de esta crónica sobre una primera vez que todos protagonizamos e -¿intervención angelical mediante?- nunca podremos recordar.

Tiene buena pinta ¿no?. Aunque no estoy de acuerdo en la última frase, en eso de nunca lo podremos recordar. Jejeje la técnica de rebirthing facilita mucho estos recuerdos y hay libros escritos sobre personas que han recordado. Algún día elaboraré un post sobre esto.

lunes, 16 de noviembre de 2009

La pesadilla del parto

En situaciones de perdida de control en las que el ser humano se ve sometido a la voluntad de otro, ya sea por violencia física, abuso de poder o abuso psicólogico se produce un trauma, una herida emocional que deja secuelas profundas que tienden a manifestarse en forma de ataques de ansiedad, pesadillas o "flashbacks" (repetición de la experiencia mentalmente con síntomas físicos)
Hasta ahora este tipo de reacciones severas agrupadas bajo la denominación "síndrome de estrés post-traumático" se asociaban con soldados que se habían visto en situaciones de guerra extremas o habían sido torturados y en victimas de secuestro o violación, pero a este grupo se añaden más recientemente mujeres traumatizadas por sus experiencias de parto.
Las mujeres que desde 1999 llaman a la linea telefónica creada por Sheila Kitzinger en el Reino Unido, Birth Crisis, expresan en sus angustiosas llamadas el dolor vivido por intervenciones no deseadas o no explicadas, por despertarse de una anestesia general y creer a sus bebés muertos, por episiotomías sin preguntar y un largo etcétera. Al dolor experimentado se añade la falta de comprensión social ante la angustia, que se intenta suprimir con la creencia de que si el producto final es decir, el bebé, está bien no hay un problema. Las madres que llaman al no encontrar apoyo creen estar volviéndose locas o dudan de la gravedad de lo ocurrido. El porcentaje internacional de trauma relativo al parto es de un 5,9% (J Trauma Dissociation. 2009;10(2):189-203) y la prevención de este trauma debería de ser sencilla según apunta Celia Kitzinger, profesora de psicología y experta en conversación. Lo único que los profesionales deben tener en cuenta es respetar los derechos humanos básicos de las madres que ingresan en las maternidades.
* Capacitar a las mujeres para que tomen decisiones
*Dar toda la información disponible
*Respetar sus deseos
*Explicar a las mujeres en que consisten los procedimientos, que opciones tienen y los riesgos que estas implican
*Cuando surjan emergencias, explicarlas y tratarlas con sensibilidad
*Todos los arriba citados son más fáciles de conseguir cuando hay una continuidad en el servicio del personal sanitario con la embarazada (Traducido de "Flashbacks, nightmares, panic attacks: Why?" por Celia Kitzinger, 2005)
El síndrome de estrés post traumático, se puede presentar en cualquier momento meses o años más tarde y en situaciones que aparentemente no tengan una conexión directa, puede ser por un anuncio en la tele o la visión de una jeringuilla. Aunque también es común que estos episodios se presenten durante un segundo o tercer embarazo. El síndrome de estrés post traumático en relación con el parto se produce mayormente por la falta de control y la falta de información para decidir y aunque no está relacionado con un proceso médico concreto a mayor intervención mayor trauma. El aspecto más triste de está situación es el daño tan profundo que genera socialmente, la estructura familiar empieza ya con un problema, la relación madre e hijo y subsiguientes hijos se ha visto dañada, pero además esa mujer transmite modelos de maternidad negativos y a veces en los embarazos posteriores al trauma se exponen a situaciones extremas por reacción a lo vivido, generalmente optan por una cesárea sin necesidad para retener algo de control o por un parto domiciliario sin asistencia médica.
No todos los partos hospitalarios son traumáticos, otro problema es que al igual que las victimas de violaciones o secuestros, estas mujeres tienen problemas para distinguir entre sentirse abusadas o agradecidas o incluso culpables. Cabe señalar por otra parte que en los diez años que lleva operativa esta línea solo se han recogido dos llamadas por traumas durante partos en casa. Uno de los comentarios más frecuentes es que durante su experiencia en el hospital hablaban de ellas, pero no con ellas. Señalan la falta de contacto visual, la falta de respeto por sus emociones y sus cuerpos, en uno de los casos recogidos en la grabación de estas llamadas, una mujer relata como la dejaron con las piernas abiertas en posición de litotomía mientras el personal de limpieza hacía su trabajo delante de ella. Casi todas hablan de miedo a morir o miedo a que sus bebés murieran. Y algunas explican la tristeza y el dolor de pasar 8 horas sin ver a sus bebés. El efecto que esto tiene en el vínculo de madre e hijo y en la lactancia puede ser devastador. El parto para una mujer es un proceso de suma importancia física, psicológica y espiritual. Es lo que sostiene a nuestra especie de mamíferos, en su intelectualización curiosamente ha surgido lo que algunos llaman deshumanización. Esta deshumanización o lo que yo y otros muchos consideramos, habernos vuelto menos mamíferos ha conseguido separarnos de la calidez y lo sorprendente que puede ser un parto, hasta el punto de olvidar que la madre en el hospital es una hembra humana que necesita del apoyo del resto del grupo para no ser molestada, esto lo saben los perros y los gorilas también.
Una mujer que está pariendo no necesita que el grupo la investigue, la mida o la analice, debería ser reverenciada y protegida, si algo va mal los miembros de este grupo de mamíferos tratarán de ayudarla y gracias a esa intelectualización disponemos de un montón de recursos para ello. Pero no al revés, hemos olvidado en algun punto de nuestro desarrollo intelectual que cuando una mujer pare no quiere decir que algo vaya mal sino al contrario, hay una cadena de procesos increíbles funcionando en la más absoluta perfección. Hasta que no volvamos a ser capaces de observar un parto con el mismo respeto y ensimismamiento de quien observa una puesta de sol, no habrá evolución posible para esta especie porque en ella nos habremos perdido a nosotros mismos. Este texto está basado en mi participación en el taller de Sheila y Celia Kitzinger "Birth Crisis" y en las conversaciones grabadas con autorización de las madres que se escucharon en dicho taller así como varios artículos sobre la linea Birth Crisis y el trauma relativo al parto. Con mi profunda gratitud a la familia Kitzinger por lo aprendido en dicho taller.
Jesusa Ricoy-Olariaga
Es educadora de preparación al parto, doula y voluntaria para la linea Birth Crisis además de madre.
rompiendoaguas2.blogspot.com

jueves, 12 de noviembre de 2009

Noviembre, mi mes. Mi encuentro con la Diosa Oscura



Invoqué a la Diosa Oscura, con cierto respeto, y tomé las velas en recuerdo a mis ancestras y a las que me suceden y me sucederán. Fue precioso sentir esta cadena femenina, sentirme como puente entre ellas y fue precioso sentir que cada una de mis antecesoras fueron el puente para que yo esté donde estoy y como estoy... ¿cómo se me ocurre quejarme de ellas en ocasiones? ¡Veneración a las mujeres de mi familia! Eso es lo que sentí. Y una belleza absoluta al mirar a mis dos hijas, con su vida por delante y futuras madres de otras hijas (quizás). Fue muy linnndo y me emocionó.
Comencé a descender ayudada por la respiración, me costaba, así que decidí que ya había llegado. Entré en la habitación y la vi allí entre rejas. Era una dragona grande, de colores rojos y naranjas y ojos muy muy grandes. Nos miramos pero no nos reconocimos, creo. Yo sentía ternura por ella, me parecía un ser muy tierno a pesar de su enorme tamaño, como si la hubiesen separado muy pronto y hace muuucho tiempo de sus seres queridos. Le pregunté cuanto tiempo llevaba encerrada y esperé y esperé la respuesta pero no dijo nada, solo me miraba. Cogí la llave para entrar a abrazarla, me apetecía mucho mullirme contra su cuerpo y consolar lo que yo llamé tristeza.
Salí de allí para encontrarme con aquella hermosa mujer que con su presencia iluminaba la estancia curiosamente también con tonos rojizos y anaranjados. No sentí una especial cercanía pero como sabía de su conocimiento sobre el submundo le pregunté por las mujeres que no se muestan en mi y Perséfone me habló de la mujer tierna, suave, cercana y alegre a esa le cuesta aparecer en algunos contextos, pero ya lo pide a gritos desde hace tiempo; y también me habló de la mujer que ha de mostrarse en público, la que se deja ver, la mujer social, abierta, espontánea y segura de sí misma. Ellas dos andan reprimidas en mi. Así que con una señal de su rostro me indicó que abriera el cofre con la llave. Al hacerlo salieron de él dos diosas arquetípicas representando esas características, vinieron hacia mi y se metieron en mi cuerpo. Yo las sentí en mi, miré a Perséfone que me sonrió, le devolví una tímida sonrisa e hice una reverencia para despedirme.
Y allí fui, a encontrarme con la vieja y su caldero. La estancia iluminada por el fuego, los mismos colores. La vieja enjuta, bastante vieja y vestida de negro. No habló pero con gestos me apremió a que pasara. Me acerqué a ella, me indicó que me sentase y así estuvimos un buen rato, ella removiendo su pócima yo mirando embobada su trabajo y silencio. De repente me lo preguntó, me preguntó que es lo que me estaba impidiendo conectarme con mi sabia y me ofreció arrojarlo al caldero. Allí volqué el miedo, eso es lo que sentí que me sobra... miedo a mostrarme, miedo a ser vulnerable... el líquido comenzó a hacer grandes pompas y burbujas mientras ella removía sin descanso.
Cuando le pregunté cual era el camino para manifestar a la sabia ella en silencio y sin dejar de mover su ungüento me dio un espejo...¡qué potente fue mirar allí! Allí estaba la sabia. No era yo, aunque lo fuera, era una vieja profunda... con su capa negra y sus cuencas de los ojos mirando más allá. La sabia vieja estaba ahí al otro lado del espejo. Toque mi rostro, con asombro, y una mano en el espejo tocó a aquella anciana. Me quedé un buen rato mirando a los ojos de la vieja del espejo, y en un momento empezó a cambiar el rostro de la vieja... la misma rueda ante mis ojos, apareció el rostro de la doncella bajo la capa, el rostro de la madura, el rostro de la vieja nuevamente, el rostro de un oso y después la calavera, la muerte y el vacío bajo la capucha, la nada. Me impresionó ver aquella danza de rostros en el espejo y todas era yo.
Devolví el espejo perpleja, asombrada y recibí una pícara sonrisa de bruja. Desde luego ella sabía lo que había visto. Metí la mano en su caldero y visualicé como mi cuerpo se iba llenando de luz. Saqué mi mano ella siguió a lo suyo, con una sonrisa. Yo tenía que entregarle algo pero no supe qué... no tenía nada ¡qué podía ofrecerle! Ante mi indecisión y con su sonrisa de saber lo que pasaba me indicó con su mano que me largara. Así lo hice, un poco azorada por no haberle sabido agradecer con un detalle.
Al salir de allí me encontré con la espiral que subía y como un ascensor fui llegando a mi salón.Tenía una sensación muy extraña, no entendía porque no sentí ninguna cercanía especial con ninguna de las tres representaciones, así que pedí a la Diosa Oscura que me enseñara y me diera respuestas en mis sueños de esa noche. Despedí y agradecí a las guardianas de las direcciones. Me fui a dormir buscando respuestas.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Anoche mi mamá y yo estábamos sentadas en la sala hablando de las muchas cosas de la vida… entre otras estábamos hablando del tema de vivir y morir.
Le dije: ‘Mamá, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen viva. ¡PREFIERO MORIR!”
¡¡Entonces, mi mamá se levantó con una cara de admiración … y me desenchufó el televisor, el DVD, el cable de canal +, Internet, la PC , el mp 4, el cable de la cámara digital, la Play Station, la consola Wii , el teléfono fijo, me quitó el móvil, la web cam, la ipod y el tamagochi. y me tiró todas las cervezas y coca-colas!!!

¡Casi me muero!!!!

Es bueniiiiismo, jajajaja Me lo encontré ojeando http://paieiaenfamilia.blogspot.com

viernes, 6 de noviembre de 2009

El aburrimiento

Aburrirse impulsa la creatividad y autonomía de los pequeños
• Los psicólogos critican la obsesión de los padres por ocupar el tiempo de sus hijos

Elogio del aburrimiento infantil: importa que el hijo no tenga nada que hacer. Importa ese momento de la jornada en que no está en el colegio, no tiene clase de fútbol o ballet, no está aprendiendo a tocar el piano ni la flauta ni el oboe, tiene los deberes hechos y la consola apagada, el ordenador está en manos del padre o de la madre y todo tiene un aspecto que tiende al vacío. Importa entre otras cosas porque es cada vez más raro, y porque ante esa especie de obsesión paternal por tener unos hijos con algo parecido a una agenda, es decir unos hijos ocupados, o bien porque se entretienen o bien porque estudian, los psicólogos han acabado por pedir que vuelva el aburrimiento. Que se aburran los niños, por favor. Que se aburran, a ver si de golpe, quién sabe, se les ocurre algo."Al niño siempre le están diciendo lo que tiene que hacer --explica Mónica Dósil, psicóloga de ISEP Clínic--. Hay tanta conciencia pedagógica sobre los menores y tanta información sobre lo que hay que hacer con ellos..., y los padres la ponen en práctica. Inconscientemente, fomentan la dependencia. Siempre le están diciendo al niño cómo emplear su tiempo, se lo dan todo masticado y así le roban le autonomía".
Puede que sea la generación de los niños que carecen de tiempo libre, la que se está perdiendo el placer de no hacer nada o, al menos, de hacer lo que les venga en gana. Pero no: vuelan de un lado a otro los consejos sobre lo que hay que hacer con ellos, cómo educarlos mejor e incluso cómo mantenerlos ocupados. Y el efecto, según advierten los profesionales del ISEP, es nefasto: algo que llaman "la inteligencia anestesiada".
"Se les anula la inteligencia porque no tienen nada en qué pensar, porque ya todo está pensado. Los padres se asustan mucho cuando advierten que sus hijos se aburren, pero lo ideal es que el niño tenga ese hueco, que en realidad es un hueco en su cabeza, en su tiempo, un espacio para pensar, para decir: '¿Qué hago? ¿Qué puedo hacer?'. Igual empieza simplemente deambulando por ahí, pero igual acaba cortando papeles, como antes --explica Dósil--. La diferencia con el pasado es que antes el menor estaba desprotegido, pero ahora hay tanta atención que sin duda acaba sobreprotegido".

EL PROBLEMA DE LA INICIATIVA
El problema está directamente relacionado con la creatividad. "No se trata de decir a los niños: 'Siéntate y abúrrete', claro. Se trata de que se aburran para pensar, que tengan tiempo libre para que se les ocurran cosas". No existe constancia de que Dalí haya sido un niño aburrido, pero a nadie le cabe duda de que tuvo mucho tiempo para pensar, en la niñez o en la adolescencia o en la juventud: en algún momento (y más tarde, por descontado, en su excéntrica vejez).
"Vemos cada vez más casos de menores que padecen una cierta pérdida de la autonomía --dice la psicóloga--. Y no hablamos de niños muy pequeños, hablamos de que tienen entre 8 y 10 años. Creo que los padres deberían pensárselo dos veces cuando, por ejemplo, se suben todos en el coche y a los niños les ponen una película para entretenerlos. O les dan una revista. Su tiempo está completamente rellenado, incluso ese, porque los padres lo rellenan con todo lo que ven y oyen por ahí".
La estrategia es sencilla: menos fútbol, menos ballet, menos flauta, menos televisor, menos ordenador... menos algo, lo que sea, a ver si el niño en el ocio piensa, tiene ideas; alguna iniciativa; algo solo suyo.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Manifiesto

Para adherirte al Manifiesto:Envía nombre, apellidos, profesión/actividad y lugar de residencia a: mastiempoconloshijos@gmail.com

MANIFIESTO

DOS AÑOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD GARANTIZADOS POR LOS PODERES PÚBLICOS
Desde hace más de un siglo se conoce la gran importancia que supone para toda la vida del niño y del futuro adulto disponer a su lado, desde el nacimiento y durante los primeros años de la vida, de una o dos figuras de vinculación suficientemente próximas y suficientemente estables en el tiempo. Con los conocimientos científicos actuales resulta evidente que, antes de los tres-cuatro años, es mejor evitar la institucionalización de los bebés y de los niños, si no existen graves motivos para ello. Estas afirmaciones están basadas en:
a) Las investigaciones de los últimos 50 años sobre la vinculación del niño pequeño a sus cuidadores, como base de su salud mental y de su autonomía posteriores. La figura de apego provee, en los primeros años, la seguridad básica esencial para poder explorar el mundo y en esta seguridad básica se sustenta la capacidad de relacionarse con los demás de modo sano y de aprender.
b) Las investigaciones de las últimas décadas sobre la relación entre el vínculo con el cuidador y el desarrollo de las estructuras neurológicas del cerebro que nos muestran, por ejemplo, que el desarrollo del cerebro depende de la calidad de la crianza.
c) Los efectos negativos probados de la institucionalización parcial o total sobre la evolución infantil.
Hoy sabemos que el niño necesita ser cuidado por personas suficientemente constantes en el tiempo, que establezcan con él un vínculo emocional intenso. Esto es lo que le permite desarrollar una vinculación segura y estas condiciones las reúnen, especialmente, los padres. Sólo mediante la continuidad y la constancia en el tiempo, niño y adulto pueden llegar a conocerse, demandar y recibir respuestas adecuadas, realistas y coherentes y, por tanto, estructurantes.
Hoy en día, con la legítima integración de la mujer a la formación y al trabajo remunerado, cada vez más globalizada, existe la indudable necesidad de conciliar el cuidado de los hijos con el trabajo de los padres. Eso significa atender al derecho de los hijos a unos cuidados adecuados para alcanzar un desarrollo personal y mental saludable, así como atender a los derechos de los padres a su propio desarrollo personal y profesional -- lo cual, entre otras cosas, debe suponer unos ingresos familiares al menos suficientes para el crecimiento y la integración social de niños y familias.
Sabemos que la procreación, además de ser un deseo de los padres, es también una necesidad social. John Bowlby, un experto en estos temas, decía que "la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción de bienes materiales aparece cuantificada en todos nuestros índices económicos. Pero la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción, en sus propios hogares, de niños felices, sanos y seguros de sí mismos, no cuenta para nada en ninguna estadística. Hemos creado un mundo trastornado".
Las políticas educativas que pretenden arreglar el fracaso escolar con más horas de institución a cualquier edad, transmiten o incluso inculcan a los padres la creencia errónea de que hay que "socializar" a los bebés a los pocos meses; que asistir muchas horas a la escuela es mejor que los cuidados que ellos mismos pueden brindar, y que los padres deben trabajar más y esforzarse laboralmente aún más para poder pagar muchas actividades extraescolares en aras de supuestas mejorías en la formación de sus hijos.
Se invierten fondos y recursos en más plazas de guarderías (escuelas infantiles) y, después, en más plazas de aulas de refuerzo para niños con fracaso escolar; en más equipos de salud mental infanto-juvenil; en más hospitales de día; en más psicofármacos para la infancia; en más servicios hospitalarios para niños y adultos con problemas, etc. Sin embargo, se está ayudando poco a los padres, a nivel económico y laboral, a que mantengan un tiempo para estar con sus hijos, para realizar actividades con ellos, fomentando así una adecuada evolución personal y social. Es decir, su salud mental. Éstas son las verdaderas medidas preventivas. Y por eso resultan mucho más rentables económica, social, emocionalmente y en otros muchos sentidos.
Son sólo algunas de las principales razones por las cuales la sociedad debe contribuir a la crianza de sus jóvenes continuadores. Para ello, resulta fundamental que se comprometa con una verdadera conciliación de la vida laboral y familiar, ayudando a los padres que decidan cuidar personalmente a sus hijos a que tengan el tiempo para ello. En ese sentido, algunos países escandinavos, cuyos niños, por cierto, quedaron en los primeros puestos del último informe PISA (2006) sobre resultados educativos, van muy por delante de nosotros. Consideramos que las políticas educativas y de crianza deben tener en cuenta los conocimientos emanados de las importantes investigaciones llevadas a cabo en las últimas décadas, como se ha hecho en esos países.Los padres y los bebés de nuestras sociedades se merecen la posibilidad de que, si las madres y padres quieren, puedan ser ellos los principales cuidadores de sus hijos, al menos durante los dos primeros años. Sobre todo, teniendo en cuenta que, con los niveles actuales de natalidad, eso sólo ocurrirá una o dos veces en la vida.
CONSCIENTES de esas necesidades de los niños, de las madres y de los padres de nuestra cultura,PROFESIONALES de la psicología, la psiquiatría, la enfermería, el trabajo social, la sanidad en general y otras disciplinas conexas, interesados en la salud mental de la población, hemos puesto en marcha una campaña de sensibilización y apoyo CON EL FIN DE SOLICITAR a las instancias legislativas y ejecutivas de nuestro Estado:

-Prolongar hasta los dos años el tiempo de cuidado compartido por maternidad/paternidad con protección pública para todos aquellos padres que deseen ocuparse personalmente de sus hijos. Sobre todo, porque se trata de un sistema de cuidados más personalizado y, desde el punto de vista social, más económico y eficiente.
Son necesidades que hoy nos parecen urgentes en los países industrializados, tanto para un aumento de la felicidad de padres e hijos, como para preservar y aumentar la salud mental de las poblaciones. De ahí la reivindicación fundamental que deseamos difundir con esta campaña

-DOS AÑOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD GARANTIZADOS POR LOS PODERES PÚBLICOS.“LA SALUD DE LOS NIÑOS HA DE SER LO PRIMERO”, como muy bien afirma la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

ANEXO:

GUARDERIAS Y ESCUELAS INFANTILES PARA TODOS LOS QUE LAS NECESITEN.
Conscientes de que, de todos modos, hay momentos o situaciones en las cuales los padres pueden necesitar llevar a sus hijos a escuelas infantiles, consideramos que estas instituciones requieren de unas condiciones mínimas necesarias para desarrollar adecuadamente sus servicios, por lo que consideramos imprescindible, en estos casos:

-que las guarderías y escuelas infantiles, para los padres que las necesiten, cuenten con personal y recursos suficientes y bien formados, en especial en los tres primeros años de la vida del niño; también, con espacios y educadores particularmente constantes y estables, para que puedan respetarse y atender las necesidades de los niños.

-que haya una proporción adecuada de personal especializado por cada bebé. En ese sentido, las tasas normalmente aceptadas son de una persona por cada 3 ó 4 bebés; para los niños de más de 2 años, una persona para cada 5 ó 6 niños.

-que los recursos sean accesibles para todos y gratuitos en el caso de familias más desfavorecidas.

-que estén orientadas a fomentar la presencia de los padres y madres en la vida de los niños, con horarios adaptados a las necesidades de las familias.


Grupo Promotor
Demetrio Casado, Doctor en Farmacia, Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO), Madrid.
Ana Pavón, Psicóloga de La Unidad de Salud Mental de Benidorm (Alicante).
Purificación Sierra, Profesora Titular de Psicología Evolutiva de la UNED.
Jorge L Tizón, Psiquiatra, Psicólogo y Neurólogo. Director del Equipo de Prevención en Salud Mental- EAPPP del Institut Català de la Salut en Barcelona y profesor de la Universidad Ramon Llull. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
Eulàlia Torras, Doctora en Medicina y Cirugía. Psiquiatra y psicoanalista de niños y adolescentes. Presidenta de la Fundació Eulàlia Torras de Beà Institut de Psiquiatria-Psicologia del Nen i de l'Adolescent. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
Mercedes Valcarce, Profesora Titular de Psicología Evolutiva de la Universidad Complutense. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.

A 15 de Septiembre de 2009.

martes, 3 de noviembre de 2009

Encuesta realizada a niños de 7/8 años

Encuesta realizada a niños de segundo y tercer grado de primaria..
Estas fueron algunas de las respuestas más graciosas.

¿Quién es el jefe en tu casa?
1. Mi mamá no quiere ser jefe pero tiene que serlo porque mi papá es chistoso.
2. Mi mamá. Lo sabes por la inspección de mi cuarto. Ella ve hasta lo que hay debajo de mi cama.
3. Creo que mi mamá, pero solo porque ella tiene más cosas que hacer que mi papá.

¿Por qué hizo Dios a las Madres?
1. Porque son las únicas que saben dónde están las cosas en la casa.
2. Principalmente para limpiar la casa.
3. Para ayudarnos cuando estábamos naciendo.
4. Para que nos quisieran.

¿Cómo hizo Dios a las Madres?
1. Usó tierra, como lo hizo para todos los demás..
2. Con magia además de súper poderes y mezclar todo muy bien.
3.. Dios hizo a mi mamá así como me hizo a mí, solo que usó partes más grandes.
4. Yo creo que tardó mucho en hacerlas, pues mi papá dice que a veces las mujeres son muy complicadas.

¿Qué ingredientes usó?
1. Dios hizo a las madres de nubes y pelo de ángel y todo lo bueno en este mundo y una pizca de malo.
2. Tuvo que empezar con huesos de hombres y después creo que usó cuerda, principalmente.
3. Yo creo que con muchas flores ...

¿Por qué Dios te dio a tu mamá en vez de otra mamá?
1. Porque somos parientes.
2. Porque Dios sabía que ella me quería más a mí que otras mamás que me quisieran.
3. Porque nos parecemos mucho.

¿Qué clase de niña era tu mamá?
1. Mi mamá siempre ha sido mi mamá y nada de esas cosas.
2. No se porque no estaba yo allí, pero creo que ha de haber sido muy mandona.
3. Dicen que antes era muy linda.

¿Qué necesitaba saber tu mamá de tu papá antes de casarse con él?
1. Su apellido.
2. Si quería casarse con ella.
3. Pues... si tiene trabajo y si le gusta ir de compras.

¿Por qué se casó tu mamá con tu papá?
1... Porque mi papá hace el mejor spaghetti en el mundo y mi mamá come mucho.
2. Porque ya se estaba haciendo vieja.
3. Mi abuela dice que porque no se puso su gorra para pensar.
4. Para poder ser la mamá de la casa.

¿Cuál es la diferencia entre las mamás y los papás?
1. Las mamás trabajan en el trabajo y en la casa y los papás solo van al trabajo.
2. Las mamás saben hablar con las maestras sin asustarlas.
3. Los papás son más altos y fuertes, pero las mamás tienen el verdadero poder porque a ellas les tienes que pedir permiso cuando quieres quedarte a dormir en casa de un amigo.
4. Las mamás tienen magia porque ellas te hacen sentir bien sin medicina.

¿Qué hace tu mamá en su tiempo libre?
. Las mamás no tienen tiempo libre.
2. Si lo oyes de ella, paga cuentas TODO el día...
3. Creo que... trabajar.

¿Qué haría a tu mamá perfecta?
1. Por adentro ya es perfecta, pero afuera creo que un poco de cirugía plástica.
2. Que no me regañara tanto y que me dejara ver más tele.
3. Si supiera jugar fútbol...

¿Si pudieras cambiar algo de tu mamá, que sería?
1. Tiene esa cosa rara de pedirme que siempre limpie mi cuarto. Eso le quitaría.
2. Haría a mi mamá más inteligente, así sabría que mi hermano me pegó primero y no yo.
3. Me gustaría que desaparecieran esos ojos invisibles que tiene atrás de su cabeza..

Una vez que dejen de sonreír, envíenlo a otras mamás, tías, abuelas o a cualquiera que tenga algo que ver con niños o que solo necesite sonreír un poco.

viernes, 30 de octubre de 2009

Feliz Samhain!!


Huele a calabazas, a pócimas, escobas y brujas....

La noche del sábado celebramos Samhain, el encuentro con la Diosa Oscura. Y no entendamos esta como negativa o malvada, sino la que nos enseña a descender a nuestro interior profundo ayudándonos y mostrándonos lo que habitualmente no vemos de nosotras.

Es una importante fiesta ocultada y desfigurada por la cultura patriarcal en la que celabramos halloween, poco que ver ¿no?


Ahí os dejo con mi pequeña aportación

¡FELIZ SAMHAIN!

jueves, 29 de octubre de 2009

Ciclo de conferencias

Ciclo de conferencias, en CASA ASIA MADRID

LA IMPORTANCIA DE LA ETAPA PRENATAL, UN LEGADO DESDE ORIENTE:
“Todas las experiencias que vive el niño/a antes de su nacimiento, gracias al vínculo estrecho que lo une a su madre, moldean su personalidad y dan forma a sus deseos y sentimientos”.Del libro Un comienzo mágico de D. Chopra

Organiza ANEP Asociación Nacional de Educación Prenatal y la Asociación Yoga para nacer y crecer


Propuestas:

Lunes 2 de Noviembre
1- Importancia de la etapa prenatal desde el legado oriental a la actualidad occidental, Pilar Vizcaíno, Psicóloga prenatal y presidenta del Anep

Martes 15 de Diciembre
2- La vida prenatal y sus huellas. Veronique Batter, renacedora, experta en masaje metamórfico

Lunes 11 de Enero
3- El canto carnático y la importancia de la voz en el embarazo. Esther Santiago y Myriam Chiozza, musicoterapeutas especiliazadas en la etapa pre-perinatal

Lunes 8 de Febrero
4- .La experiencia del Yoga durante la gestación: creando nuevas formas de vivir. Tere Puig. Profesora de yoga y especialista en maternidad y crianza. Presidenta de la asociación Yoga para nacer y Crecer AYNC

Lunes 8 de Marzo
5-.Terapia integral y sacro craneal en el embarazo y crianza, Jose Manuel de Santa Pau, osteópata y terapeuta craneo-sacral

Lunes 19 de Abril
6-. El parto consciente: una ancestral forma de nacer, Emilio Santos, ginecólogo y Graciela Pérez, matrona, del centro de maternidad urdimbre.

Lunes 10 de Mayo
7- Shantala: el arte del masaje infantil. Desde oriente a occidente. Mari de la Paz Garcia, psicomotricista y monitora masaje infantil

Lunes 7 de Junio
8- Las etapas evolutivas del niño. Elena Martin Artajo, pedagoga y maestra infantil Waldorf


Lugar: Auditorio Tagore, planta 3
Carrera de S. Jerónimo, 15- Madrid

Horario: de 19h a 21h

Auditorio: 80 plazas

Entrada: 5€ (socios ANEP y socios Casa Asia gratis)

Inscripciones en Casa Asia: infoasia.madrid@casaasia.es

miércoles, 28 de octubre de 2009

Congreso Internacional de partería y parto humanizado

Lástima que esté tan lejos, pero no me puedo resistir a difundirlo.

SABER NACER

Congreso Internacional de Partería y Parto Humanizado

11 a 13 de Junio, 2010San Cristobal de las Casas, Chiapas, México


Tenemos un secreto. Un importante secreto. Y lo queremos compartir.
Sabemos como tener una experiencia profunda, transformadora, hasta orgásmica. Sabemos secretos sobre como parir con placer. Sabemos que las mujeres, acompañadas con un ser cariñoso y con libertad, tendrán un parto normal y natural, espontáneamente. Sabemos que el bebé sabe nacer y que lo mejor es darle su lugar protagónico en su nacimiento, dejar que haga sus movimientos a su tiempo sin interferir con su danza. Sabemos que después de nacer el mejor lugar para el bebé es sobre la piel de su madre y que juntos, piel a piel, se enamorarán y crearán un vínculo que durará generaciones. Sabemos que no hay prisa. Sabemos que éste momento es nuestro, es familiar, es íntimo, es irremplazable.
Sabemos también que el parto en casa es tanto o más seguro que el parto en hospital ya que sostiene menores tasas de intervenciones. Sabemos que el parto requiere de un cóctel de hormonas que son liberadas sólo en libertad absoluta. Sabemos que las posiciones verticales, el pujido espontáneo, las luces tenues y el silencio son habilidades científicas para asegurar excelentes resultados en el nacimiento. Sabemos que el vínculo de la lactancia materna se establece en la primera hora postparto. Sabemos que la lactancia materna es invaluable.


Sabemos parir, y eso lo sabemos.
Sabemos nacer, y eso lo sabemos.


Vengan a Chiapas en Junio para celebrar y compartir su saber.

Los objetivos del congreso son:


1. Compartir nuestro saber ancestral e intercalarlo con nuestro saber científico, reconocer nuestro saber intuitivo y ubicarlo en nuestro saber práctico

2. Conocer el parto humanizado a partir de la investigación y publicación sobre la parteria y el parto en casa

3. Activar redes de educación, comunicación y formación de nuevas parteras para compartir nuestro saber

4. Celebrar a todas las mujeres que se dedican a cuidar y cultivar confianza en nuestros cuerpos, nuestros hij@s, nuestro saber


Pueden compartir esta información con otras personas en su comunidad que promuevan el parto humanizado. Gracias y nos vemos en Junio!
Para más información, favor de visitar www.lunamaya.org/congreso

lunes, 26 de octubre de 2009

Primeras fotografías de una ovulación


La casualidad ha querido que podamos ver estas sorprendentes imágenes, nunca captadas hasta el momento. Las fotografías muestran el primer plano de un óvulo emergiendo de un ovario, y fueron tomadas por el médico belga Jacques Donnez, que estaba realizando una histerectomía cuando se dio cuenta de que estaba teniendo lugar la ovulación de la paciente.

Las fotografías han sido publicadas por la revista New Scientist, y son las más claras imágenes que se tienen de la ovulación de una mujer, pues hasta ahora sólo había podido observarse la ovulación de los animales. Las imágenes son posibles gracias a que el óvulo maduro es una célula grande, mide aproximadamente 0.14 milímetros y puede ser visible al ojo humano. Gracias a estas imágenes se ha descubierto que, al contrario de lo que se pensaba, la liberación del óvulo no es un evento súbito y explosivo, sino que el proceso dura unos 15 minutos. Como señala el médico que captó las imágenes,
La liberación de un oocito (una célula a punto de convertirse en un óvulo) de un ovario es un evento crucial de la reproducción humana. Y estas imágenes nos permiten tener un mejor entendimiento de este mecanismo.
El proceso que puede verse en la secuencia es el siguiente. Los óvulos humanos son producidos por folículos, sacos cargados de fluidos en la superficie del ovario. Poco después de que el óvulo es liberado, las enzimas separan el tejido del folículo maduro. Esto provoca la formación de una protuberancia rosada y poco después aparece un orificio del cual emerge el óvulo rodeado de una sustancia gelatinosa que contiene células. Y posteriormente el óvulo entra en una de las trompas de Falopio, que lo lleva hacia el útero.Es decir, un evento que tiene lugar muy pocas veces en la vida de una mujer, y en momentos muy concretos, por lo que realmente considero que estas imágenes constituyen un hito en la historia de la ginecología que pasara a formar parte de los libros especializados, aunque realmente no conlleve implicaciones médicas inmediatas.


Chicas, somos bellas y sorprendentes... que bonita es la naturaleza que nos gobierna.

jueves, 22 de octubre de 2009

Los efectos secundarios de la píldora son muchos

Yo estudié en un colegio de monjas, fue un tiempo profundamente religiosa en el que rechazaba la píldora como cualquier otro método anticonceptivo... curiosamente, lo mejor era la abstinencia en los días fértiles... Después me hice profundamente "feminista", la liberación de la mujer fue mi bandera, así que aunque nunca la tomé me parecía una revolución.
Mira por donde, ahora, desde otro prisma, conecto con mis raices, con lo que siento. Ya no soy profundamente religiosa, ahora soy profundamente espiritual y entiendo que el conocimiento de nuestro cuerpo femenino es lo que más me acerca a la trascendencia, a la espiritualidad y a la feminidad.

Aquí os dejo esta entrevista.

Entrevista a Alexandra Pope, experta en píldora anticonceptiva, autora del libro “The
wild genie”

Alexandra Pope, que estará en la feria el sábado 7 de noviembre, nos ayuda a descubrir la verdadera feminidad que llevamos dentro y que estados, empresas y “gurus” de pacotilla nos secuestran. En esta entrevista, nos ofrece una visión global sobre el tema de la píldora anticonceptiva.
Si deseáis ampliar la información, os recomendamos descubrir su web y/o su libro “The wild genie”, disponible en España a través de bebesecologicos.com, desgraciadamente sólo en versión inglesa.

- ¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes de la píldora?
- Son muchos. Depresión, cambios de humor, pérdida de libido, aumento de peso… Afecta en general a la salud incluyendo el debilitamiento de la función inmunológica debido a la disrupción nutricional que supone la píldora en nuestro organismo. Las mujeres que toman la píldora u otros anticonceptivos hormonales pueden experimentar varios de estos efectos al mismo tiempo. La píldora también afecta a la fertilidad.
Después de dejar de tomarla, la regla puede tardar mucho en volver y retrasar bastante
la concepción. Menos comunes, pero más serios, son efectos secundarios como la osteoporosis, trombosis y cáncer de mama y cervical.

- ¿Sigue siendo la píldora un símbolo de libertad?
- Hoy en día la píldora todavía se promociona como una forma de “controlar nuestra vida”. Lo irónico es que no sólo “no controlas”, sino que estás controlada por un medicamento. El verdadero sentido de “llevar el control” procede de conocer cómo funciona nuestro cuerpo valorando los cambios mensuales rítmicos como oportunidades de autodescubrimiento y cuidado propio, así como de acceso a las profundas fuentes de poder que el ciclo nos revela. ¡Eso es la verdadera libertad!

ESTROGENIZACIÓN DEL MEDIO
- La píldora supone la estrogenización del medio, ya que sus residuos hormonales son imposibles de filtrar y de las aguas residuales pasan a la cadena trófica…
- La píldora y otras formas de anticoncepción hormonal con estrógenos como la píldora anticonceptiva de emergencia, el parche y el anillo…han sido especialmente diseñadas
para trastornar el funcionamiento natural del sistema endocrino de la mujer. Sin embargo, también actúa como disruptor endocrino cuando es vertido en el medio ambiente a través de las aguas residuales. Está demostrado que estos productos químicos afectan tanto a la fauna marina como a los humanos. La exposición a dichos disruptores estrogénicos del sistema endocrino durante un ciclo vital entero ha causado en algunas familias de peces una incapacidad reproductiva completa en sólo una generación. La Agencia de Medio Ambiente Británica estudió 10 ríos durante un período de 5 años. Los estudios muestran que el estrógeno en la orina procedente de la píldora que había llegado a los peces a través de aguas residuales… afectaba a un 50% de peces de sexo masculino al producir huevos en sus testículos y muchos habían desarrollado también órganos reproductivos femeninos. Además se observaron efectos en el comportamiento; por ejemplo, en los ratones, expuestos antes y después de nacer, que mostraban comportamientos anómalos en su vida adulta. Tenemos evidencias para afirmar que la exposición a estrógenos en el medio ambiente puede tener efectos adversos en los humanos. Por ejemplo, el dramático descenso del número y calidad del esperma, el aumento en la incidencia de cáncer en órganos reproductivos como el pecho, próstata, la pubertad prematura, y el aumento en la incidencia de endometriosis.

ETHINYLESTRODIOL
- ¿Qué pasa con la hormona ethinylestrodiol?
- Uno de los temas principales de investigaciones recientes es el impacto medioambiental de algunos de los más recientes anticonceptivos hormonales. El parche y anillo anticonceptivos pueden suponer mayores riesgos medioambientales después de ser desechados que por los propios estrógenos de la orina. Un parche usado y arrojado al inodoro o enviado al vertedero puede dañar la fauna pues continua desprendiendo la hormona ethinylestrodiol. Como vemos, los anticonceptivos hormonales pueden tener efectos que van más allá de la propia mujer individual que los usa.

EL GRAN NEGOCIO
- ¿Quién es el que gana con la implantación global de la píldora?
- Las empresas farmacéuticas. Es un producto muy rentable para ellas. Para los médicos también es muy rentable. Simplemente recetan lo mismo cuando se acaba. A las mujeres que muestran preocupación les recetan otra marca de píldora y listo. Por desgracia muchos médicos no informan lo suficiente de los efectos secundarios ni de las contraindicaciones. A veces dicen algo pero de forma muy rápida. Hay algunos médicos que no son partidarios de la píldora, pero son pocos y dispersos. Hablar en contra de la píldora en el ámbito sanitario es visto como un suicidio profesional.

- ¿La píldora confunde al organismo femenino?
- El ciclo menstrual de la mujer es un sistema muy sofisticado que cambia constantemente. Responde al medio interno y externo y nos informa mensualmente de cómo manejamos nuestras vidas. La píldora suprime este ciclo y, además de los muchos efectos secundarios mencionados antes, tiene un efecto mortal en nuestra capacidad de saber lo que sucede en nuestra vida a nivel físico y emocional. Enmascara los síntomas de problemas de salud confundiéndolos. Puede que no detectemos señales de problemas de salud o asuntos emocionales tan rápido como cuando tenemos un ciclo normal.
Además distorsiona el paso por la menopausia, privándonos de uno de los momentos
psico-espirituales más importantes en la vida de una mujer.


Más información
Cristina Diago
Christina de Quiroz
Comunicación Biocultura – Vida Sana
redaccion@vidasana.org
Móvil 679 468 151

Breves reflexiones nocturnas

La sabia Naturaleza fabricó una hormona mágica para que las madres cumpliésemos con nuestra misión: la OXITOCINA, la hormona del amor, que se emana a chorros durante el parto respetado, en las primeras horas de vida del bebé si estamos junto a él y no lo alejan de nosotras y durante la lactancia materna y el contacto piel con piel continuo. Pero:

· ¿Nos facilita la sociedad actual ser los ángeles de nuestros hijos o nos boicotea desde todos los frentes?

· ¿Qué mensajes nos lanzan los programas oficiales sobre el cuidado de los bebés, los gurus de crianza y los programas de televisión?

· ¿Nos permitimos a nosotras mismas ser ángeles o es más fácil ser una madre depredadora/patriarcal sin cuestionarse nada?


Está claro, otra crianza y otro mundo es posible y para ello sólo debemos re-orientar la brújula de nuestra sociedad

lunes, 19 de octubre de 2009

Formación de Doulas y Capacitación 2010

En muchos lugares de España comienzan en estas fechas los talleres preparados con mucha ilusión y amor de formación de doulas.
Podemos encontrar estos cursos en Bilbao, Valencia, Alicante, Madrid... y ahora por fin en Andalucía. Tenemos la oportunidad de aprender a acompañar con amor a las mujeres en su viaje por la maternidad, en Málaga, concretamente en Alhaurín de la Torre. ¡Ya no hay excusa chicas!
FORMACION DE DOULAS Y CAPACITACIONEN ALHAURÍN DE LA TORRE (MÁLAGA) 2010

Coordinadora: Susana Olalla

La doula es una mujer que acompaña a otra mujer durante el embarazo,
Parto- nacimiento y post-parto para una maternidad instintiva y consciente.

Seminario I
24 y 25 de enero
La matrona. Mireia Marcos
La doula Susana Olalla

Seminario II
20 y 21 de febrero
Pediatra dra. Mónica Delgado
Fisioterapeuta Francine Chevarie García

Seminarios III
27 y 28 de marzo
Dr. Enrique Lebrero (ginecólogo)
Parto Humanizado-Clínica Acuario

Seminario IV
24 y 25 abril
Inma Marcos (IBCLC y comadrona)
Lactancia y sus procesos

Seminario V 22 y 23 de mayo
Dr. Michel Odent (obstetra)
Ecología del Amor

Seminario VI
26 y 27 de junio
Susana Olalla doula-terapeuta
Crianza-Puerperio-Sexualidad

Condiciones de los seminarios:
Sábado 10-14h y 16,00-19,00h
Domingo 10-13h y 14,30-17,30h

El precio de cada seminario son 150 euros.
Todo el material necesario se entregará en una carpeta en cada seminario.
Las asistentes al curso podrán solicitar servicio gratuito de guardería, no obstante los bebés podrán estar con sus mamás en clase en todo momento.

Al finalizar el curso completo se entregará un certificado de asistencia

Av. Reyes Católicos, 65
Alhaurín de la Torre
Málaga hipolitaramirez@gmail.com y susana@gitsystem.com
Tel.951 214122 – 952 444926

sábado, 17 de octubre de 2009

Celebrando el poder de menstruar

Os cuelgo este artículo que aunque largo merece la pena leerlo y saborearlo.

Artículo de Lara Owen.
Publicado por nerea aeren el febrero 9, 2009 a las 1:27am
Ver el blog de nerea aeren

Lara Owen, Owen Her Blood Is Gold: Celebrating the Power of Menstruation. Harper San Francisco, 1993

Solía pensar que mis períodos eran una molestia, una sucia intrusión que incrementaba la lavandería y causaba un montón de síntomas desagradables incluyendo cansancio y dolor debilitante. La menstruación interfería con mi vida sexual, mis actividades atléticas y mi nivel de energía. Causaba cambios erráticos de temperamento, irritabilidad y un mal humor destructivo e imparable. Además, costaba dinero - en toallas y tampones para absorber la sangre, en ropas arruinadas, en tiempo perdido en el trabajo. Era un saboteador ruin y solapado que siempre llegaba en el momento más inoportuno.A pesar de esta prédica de aflicción, no estaba totalmente en su contra. Cuando mi período llegaba, había siempre una parte de mí que se sentía complacida. Significaba que estaba saludable y fértil y que todo estaba funcionando apropiadamente. Sangrar me producía cierto orgullo que sentí intensamente durante mi primer período, pero ante la ausencia de cualquier aprobación externa, aquel sentimiento placentero desapareció gradualmente.
Una amiga judía me contó que cuando tuvo su primer período su madre la abofeteó. Con asombro ella reclamó: "¿Por qué hiciste eso?" Su madre respondió: "No lo sé, mi madre hizo lo mismo, es la tradición."Recibir una bofetada cuando una se vuelve mujer -ése es un punto interesante acerca de cómo es vista la naturaleza femenina. Tal vez se trate de un intento por eliminar el sentimiento de orgullo que llega con la primera sangre.
Algo más acabó por quitarme el sentimiento de orgullo y creo que fue la ausencia de ceremonia. Sentía internamente que algo verdaderamente asombroso y mágico estaba ocurriendo, y sin embargo todos a mi alrededor lo trataban como algo trivial. Tenía una sensación de logro, con tintes de excitación, curiosidad y pena.
También recuerdo una vaga conciencia de un futuro vasto y desconocido. Intuitivamente sabía que era un acontecimiento muy importante en mi vida -y no obstante nadie dijo nada al respecto, excepto para darme algunas toallas sanitarias. Creo que mi madre se sintió complacida -después de todo, significaba que estaba sana y creciendo normalmente- pero yo necesitaba más que eso. Necesitaba una ceremonia, una fiesta, algún gozoso reconocimiento público de este gran evento en mi desarrollo. Pero nada sucedió.
Conforme pasaban los meses sentía cada vez más la vergüenza y cada vez menos la excitación y el orgullo que habían brillado momentáneamente con la primera sangre.
En casa, mis períodos eran algo que debía mantenerse oculto de mi padre y mis hermanos. Si tenía que mencionarlo, hablaba en voz baja y preferiblemente con mi madre a solas. Poco después de iniciados mis períodos, durante un viaje familiar, tuve que pedirle a mi padre que detuviera el auto pues necesitaba ir a la farmacia. Por supuesto que quiso saber qué necesitaba comprar.
Recuerdo un sentimiento horrible cuando le dije que necesitaba comprar toallas sanitarias. Era una peculiar mezcla de vergüenza, orgullo y pena absoluta. Él se portó muy bien al respecto, según recuerdo, y nunca dijo nada que me hiciese sentir avergonzada. Pero de alguna manera esa vergüenza siempre estaba en el fondo de mis pensamientos, y afectó toda mi relación con el mundo externo.
En la escuela, la menstruación era algo que no debía ser mencionado sino en clase de biología. Toda la información que recibí acerca de la menstruación era puramente física. Había período porque no había embarazo, y el flujo menstrual era simplemente el revestimiento descartado que el útero producía para un posible feto. Mis amigas y yo lo discutíamos y, en ausencia de mayor información, decidimos que el cuerpo femenino estaba pobremente evolucionado -toda esa sangre y ese escándalo por años y años, cuando sólo necesitabas tenerlo una o dos veces para tener niños.La imagen que la sociedad me dio a través de la publicidad era confusa. Los anuncios de tampones mostraban ágiles chicas en bikinis corriendo alegremente hacia el mar y muchachas en ajustados tejanos blancos saltando a caballo. Esto no correspondía para nada con mi experiencia de letargos y cólicos, y sabía que ninguna mujer en su sano juicio confiaría tanto en un tampón como para salir a pasear en pantalones blancos. ¡Bah! Seguramente fueron hombres quienes escribieron esos anuncios.
Aún así yo sentía que debía ser como las muchachas de los anuncios de Tampax y que algo malo había en la manera en que mi cuerpo y mente se comportaban -que una muchacha normal no debería sentir diferencia alguna durante su período, y que no había nada que a ella le gustara más que subirse a un caballo y galopar hacia alguna aventura mientras ese bonito tampón le permitía olvidar que estaba menstruando. La vergonzosa realidad era que yo ni siquiera podía introducirme un tampón. No solamente no encajaba en el estereotipo, sino que además estaba mal armada. Me sentí decididamente inadecuada hasta que finalmente lo logré. Entonces comenzó el proceso de imaginarme que yo no estaba menstruando en absoluto. Consideraba a mis períodos como una inconveniencia y eso era todo. Si eran dolorosos, tomaba un calmante - se llamaba "Feminax" y contenía una poderosa mezcla de ingredientes diseñados para acabar con cada uno de los síntomas de la menstruación, incluso cafeína para menguar la depresión y el letargo. En época de exámenes escolares, conseguía medicamentos para retrasar mi período hasta días más convenientes, cuando el furor de las hormonas pudiera asaltar el lado izquierdo de mi cerebro sin afectar mi futuro académico. Nunca me mencionaron nada acerca de las ventajas de experimentar un estado de conciencia diferente una vez al mes, porque nadie sabía nada.A los 18 años comencé a tomar la píldora y al principio me complació que mis períodos se aligeraran y se volvieran tan predecibles. Me tomó varios años darme cuenta realmente de que la razón para la ligereza de mis períodos era que se trataba de períodos falsos. Noté que me volvía cada vez más sensible y enojada durante mis supuestas menstruaciones, así que decidí suspender la píldora. Después de un par de meses me sentí "yo misma" otra vez y me di cuenta de que, a pesar de lo conveniente que resultaba la píldora, en realidad me había sentido traicionada con esos períodos ligeros. Ahí fue cuando comencé a darme cuenta de que menstruar era una parte importante de mi vida, un ritmo del cual dependía para mi salud psíquica y física, y que ignoré o suprimí bajo mi propio riesgo.
En otras culturas, en vez de ser ignorada, la menstruación ha sido considerada (y en algunos casos aún lo es) como un tiempo especial y sagrado para las mujeres. La abundancia de símbolos relativos a la mujer encontrados en excavaciones en lugares antiguos de Europa y el Cercano Oriente sugiere de manera enfática que dichas culturas eran matrifocales y reverenciaban a la Diosa y a los procesos del cuerpo femenino.
Las prácticas rituales estaban ligadas al sangrado mensual de las mujeres y la sangre menstrual era altamente valorada como poseedora de poderes mágicos. La palabra ritual viene de "rtu", que significa menstruo en sánscrito. En la época anterior al sacrificio de seres vivos, la sangre menstrual se ofrecía en ceremonias. La sangre menstrual era sagrada para los Celtas, los antiguos Egipcios, los Maorí, los primeros Taoístas, los Tantristas y los Gnósticos.
Los Nativos Americanos comprendían muy bien los diferentes sentimientos que las mujeres experimentan cuando menstrúan y para ellos estos sentimientos formaban parte de algo muy importante en los ciclos del cuerpo femenino. Las mujeres se retiraban a un recinto especial a pasar su sangrado. Se le consideraba ser el tiempo en que una mujer se encontraba en el nivel más alto de su poder espiritual, durante lo cual la actividad más apropiada era descansar y acumular sabiduría.
La tribu Yurok del norte de California poseía una cultura espiritual muy desarrollada basada en el ritmo del ciclo menstrual para las prácticas rituales no sólo de las mujeres sino también de los hombres. Las mujeres acostumbraban retirarse "en masa" durante la luna nueva por un período de diez días. Durante ese tiempo los hombres se concentraban en el "desarrollo interno", en ceremonias y meditación. Mientras los adultos estaban ocupados acumulando poder espiritual, los niños eran cuidados por los ancianos de la tribu. Todo el trabajo que los adultos tenían que hacer se concentraba en los otros días del mes.
Cuando los hombres blancos entraron en escena, "el mundo se paró de cabeza". Las actitudes hacia la menstruación cambiaron y las muchachas fueron adoctrinadas por sacerdotes en vez de las ancianas de la tribu. En vez de enseñárseles que una vez al mes sus cuerpos se volvían sacros, se les enseñó que se volvían inmundos. En vez de retirarse a un recinto a meditar, orar y celebrar, se les enseñó que estaban enfermas.
En 1986 conocí a un maestro de las tradiciones Nativo Americanas. Me enseñó que una mujer menstruando tiene el potencial de ser más poderosa física y espiritualmente que cualquier hombre o mujer en cualquier otro momento. Aquello volteó de cabeza mis condicionadas representaciones de la realidad. Yo siempre había experimentado mi menstruación como un período de debilidad y dificultad. ¿De qué podría estar hablando aquel hombre?Me indicó que cavara un hoyo en la tierra y que le hablara al hoyo de mis pensamientos negativos sobre la femineidad y el sangrado. Dijo que la tierra transformaría la energía negativa que yo sostenía alrededor de mi naturaleza femenina. Me sentí bastante tonta, pero de todos modos lo hice y me sorprendió descubrir cuántos malos sentimientos acerca del ser mujer acechaban dentro de mi mente feminista altamente educada. Este ejercicio fue doloroso pero muy eficaz.
Comencé a ver mi sangre con reverencia más que con miedo, disgusto o indiferencia. Para ese entonces ya no usaba tampones, así que comencé a mirar mi sangre apropiadamente cada mes, en lugar de verla en un desagradable tampón. Vi que era clara y roja, y algunas veces más oscura y con coágulos. Si en verdad liberaba mi visión, entonces podía ver que estaba llena de vida, llena de magia, llena de potencial. Comencé a sentir gozo al pensar en mi sangre, en ser mujer, al pensar que después de todo había algo extraordinariamente mágico y misterioso en habitar un cuerpo femenino. El resentimiento que había sentido durante mi adolescencia por haber nacido mujer y la convicción de que los muchachos eran mejores, palidecieron y fueron reemplazados por una creciente sensación de maravilla frente a las complejidades, posibilidades y profundidades ofrecidas por el ciclo mensual.
Comencé a tomarme tiempo para descansar, meditar y simplemente estar conmigo durante los días de mi período. Me di cuenta de que entonces era particularmente capaz de reflexionar, y que dichas reflexiones eran de una naturaleza sin tiempo. Sentí que me estaba conectando con alguna antigua y vasta fuente de sabiduría femenina, simplemente con sentarme quieta y escuchar mientras sangraba. Tomarme ese tiempo durante mis menstruaciones creó una relación muy diferente con mi cuerpo. Mi salud mejoró y poco a poco los cólicos que había sufrido durante la mayor parte de mi vida se mitigaron, y mi período se volvió un tiempo de placer más que de dolor.
Estaba comenzando a quererme a mí misma verdaderamente. Por supuesto que uno no puede obligarse a hacer esto, del mismo modo que uno no "hace" que otra persona lo quiera a uno. Comenzó a suceder de manera muy gradual, y mucha gente que se atravesó en mi vida me ayudó a ver con más claridad. Pero lo importante al principio fue el conocimiento de que la menstruación es una fuente de poder. Esta invalorable pieza de información, junto con el fuerte instinto que tenía acerca del poder del útero, transformaron mi profunda y en su mayor parte inconsciente falta de auto respeto.Pensar en la menstruación como una fuente de poder para las mujeres iba completamente en contra de mi condicionamiento, y sin embargo sabía en mi corazón que era verdad. Me di cuenta de que había muchísima energía en la dicotomía entre lo que nos enseña nuestra cultura y mi reacción instintiva de "¡Claro que sí!" a esta sabiduría ancestral. Cuando se localizan los puntos donde la cultura se separa de una verdad natural, se habrá encontrado una llave, un pasaje hacia las enfermedades de dicha cultura. Comencé a entender que la hendidura entre la sabiduría y el poder de la menstruación que yo estaba percibiendo y las actitudes de la sociedad moderna con respecto al útero, se situaba en el corazón de la subyugación y la negación de la realidad y la experiencia femeninas.Para muchas mujeres, la raíz de su infelicidad yace en la dolorosa relación con los procesos de ser mujer. Las mujeres son entrenadas para esconder a cualquier costo el hecho de que menstrúan. Las manchas de sangre en la ropa constituyen una horrible vergüenza. Nadie dice nunca: "No quiero ir a trabajar o a la fiesta porque estoy menstruando", a menos de que se sienta enferma por ello y en ese caso por lo general dirá que tiene dolor de cabeza o un problema digestivo.
Cuando el útero y la menstruación son vistos únicamente como una incómoda necesidad biológica, la autoestima de las mujeres es correspondientemente baja. Nosotros somos nuestros cuerpos, y no podemos realmente amarnos en lo profundo de nuestros corazones si no amamos nuestros cuerpos sinceramente. Y no amas tu cuerpo si te sorprendes diciendo "¡Oh, no! ¡Me bajó la regla!"En el siglo XIX, la menstruación era vista por los médicos como un signo más de la inferioridad y debilidad de las mujeres. Sin embargo, por lo general hay al menos un chispazo de verdad en cualquier ideología, y los médicos de la era Victoriana no estaban completamente equivocados cuando señalaban la importancia de la menstruación con respecto a la salud general de las mujeres, de la relación entre útero y psique, o de la cordura de descansar durante los períodos. Hemos tendido a rechazar todo esto porque nos recuerda el tiempo en que las vidas de las mujeres estaban más controladas por los hombres, y porque revive los viejos argumentos que mantuvieron a las mujeres atadas a la casa y sin ingerencia en el mundo exterior. También hemos rechazado con bastante razón la idea de que los procesos naturales de ser mujer constituyen una enfermedad. Pero decir que algo no es una enfermedad e ignorarlo por completo no necesariamente son la misma cosa. Al ignorar la menstruación como reacción a las ideas de la era Victoriana, quizás hemos perdido contacto con un persistente hilo de conciencia de su valor en la vida de las mujeres.
Los cambios que han tenido lugar en la vida de las mujeres durante los últimos treinta años podrían parecer una revolución, pero en muchos casos han sido más bien una asimilación. Las mujeres que buscan poder en un mundo masculino han tenido la tendencia de hacerlo convirtiéndose en pseudo-hombres. Y quizás inadvertidamente el feminismo ha desempeñado un papel en la supresión de la menstruación. Uno de los miedos más grandes que he encontrado en mujeres exitosas y ambiciosas cuando hablo de las ideas antiguas del poder de la menstruación, es que esto afecte de algún modo su mito de ser "tan buenas como los hombres y a veces mejores".
Muchas mujeres no quieren profundizar en el tema de la menstruación, asustadas de lo que pudieran descubrir. Les parece mejor suprimir sus sentimientos con tranquilizantes, rociarse con desodorantes vaginales para disfrazar el olor de la sangre, anestesiar su dolor con químicos, y absorber su sangre con tampones de modo que no tengan que verla. Es más fácil ser una mujer exitosa en un mundo de hombres si apenas reconoces que menstrúas.
La tecnología de la supresión -tampones, desodorantes vaginales, calmantes sofisticados y drogas antidepresivas- ha actuado junto con el mito de la supermujer para crear una actitud cultural predominante de que una mujer menstruando no es diferente de la que no menstrúa. El problema con todo esto es que simplemente no es verdad. Cualquier mujer remotamente en contacto con su cuerpo sabe que cuando está menstruando, y por lo general días antes, se siente distinta. Y éste es un hecho de la naturaleza que no puede ser negado.
Uno de los aspectos de la menstruación que ahora amo y aprecio es la predecible imposibilidad de predecirla. Una nunca sabe cuándo vendrá exactamente y algunas veces te toma completamente por sorpresa. Y no sólo no toma en cuenta los horarios sino que además es un lío. Tratamos tanto de ordenar y hacer sanitaria la vida moderna que corremos el riesgo de que no quede vida en nosotros. Las menstruaciones nos salvan de ese destino -son un aspecto salvaje y primitivo, crudo e instintivo, sangriento y eterno de lo femenino- y ninguna cantidad de "civilización" cambiará eso. Mi período es un acontecimiento mensual en mi vida que tengo en común con todas las mujeres que han vivido. Las mujeres que vivían en cuevas hace 20,000 años, las sacerdotisas en las pirámides del antiguo Egipto, las videntes de los templos de Sumeria: todas ellas sangraban con la Luna. La primera mujer que produjo el fuego pudo haber estado menstruando en esa ocasión. Eso es algo en qué pensar.
Si la menstruación es un tiempo altamente creativo para las mujeres en el aspecto psíquico y espiritual, quién sabe cuántos regalos habrá recibido la humanidad de las mujeres durante sus períodos. El valor que asignamos a la menstruación tiene correlación directa con el valor que nos asignamos como mujeres. Y esto afecta a los hombres también. Pensamos que los sexos están separados, y de algún modo así es. Pero por otro lado todos somos parte de la misma gran sopa humana, y el modo en que las mujeres se ven a sí mismas y son vistas afecta también a los hombres.
Tal pareciera en la superficie que los hombres han tenido la ventaja durante los pasados varios miles de años, pero eso es verdad sólo desde cierta perspectiva. Tanto hombres como mujeres han sacado provecho y han sufrido por los desequilibrios de la sociedad patriarcal. También los hombres han sido separados de sus cuerpos y de sus sentimientos, y del placer y curación que son posibles cuando se dan relaciones basadas en la cooperación más que en la jerarquía y la dominación.
Imagina un mundo en el que hombres y mujeres trabajen juntos para desarrollar el sentido de paz interna que se produce al sentarse quieto un par de días al mes; un mundo en el que los hombres apoyen a las mujeres para que pasen algunos días en calma y silencio; un mundo en el que la sangre menstrual sea otra vez un fluido mágico con el poder de nutrir la vida nueva; un mundo en el que la menstruación sea entendida como el Sabbath de las mujeres -un espacio natural dentro de un ciclo lunar para el retiro, la introversión y el trabajo interno; un mundo del cual las mujeres emerjan como la misma luna nueva, renovadas y mudadas de la vieja piel.
Hace algunos años tuve la oportunidad de pasar largas temporadas sola en un lugar hermoso en las Sierras a orillas del Lago Tahoe, un lugar vasto y azul sagrado para los Indios. Comencé a retirarme por completo cuando tenía mi período, quedándome quiera y sola, sentada en la tierra bajo el sol, con lagartijas y grajos azules como compañía, con el viento y la luna y el sol, las ondas y los colores de la superficie del lago guiándome y entreteniéndome.
Viajaba dentro de mi psique y me encontraba repentinamente llorando por algo olvidado hace mucho, algún suceso de mi niñez o adolescencia. Mi período se volvió un tiempo en el que era particularmente capaz de abrirme al material psicológico y a soltar emociones. Noté que después de los primeros días de sangrado, me quedaba muy quieta y callada durante aproximadamente un día, y aparentemente no sucedía nada - un espacio vacío después del llanto y los recuerdos. Luego, conforme mi período terminaba, había varias horas de claridad en las que era particularmente creativa y abierta a información acerca del futuro -por lo general del mes siguiente, pero a veces más adelante aún.
Este patrón continúa, aunque usualmente es menos intenso hoy en día. Gran parte de los embrollos psicológicos que guardaba profundamente han sido soltados -probablemente tanto como mi psique quiere hacerse cargo en esta etapa de mi vida. Ahora me siento más actualizada conmigo misma, así que hay menos cosas que soltar, por lo general son simplemente cosas a las que me he aferrado durante el último mes. Todavía lucho con el tiempo vacío y a menudo comienzo a hacer cosas, imaginando que no está sucediendo nada internamente, sintiendo que sería mejor regresar a mis actividades en el mundo externo. Con frecuencia esto tiene repercusiones y encuentro que logro muy poco y gasto mucha energía.
Es difícil sentarse quieta cuando no surge nada en qué trabajar, me es difícil honrar ese vacío aunque sé que precede a la creatividad, la inspiración y la percepción interna. Todo es parte del proceso, pero se trata de una parte sin dramatismo y aún tengo la tendencia de tratarlo sin miramientos.
No suelo practicar la meditación todos los días. Prefiero ajustar mi tiempo de contemplación a mis propios impulsos. Cuando tengo mi período, a menudo entro en un espacio callado, solitario y meditativo durante tres o cuatro días, y luego mucho menos frecuentemente el resto del mes. Siento esto como un ritmo muy natural para mí, y es por eso que considero el tiempo de sangrado como el Sabbath de las mujeres.
Sangrar en la TierraTradicionalmente, las mujeres Nativo Americanas acudían al recinto de la luna mientras menstruaban y sangraban sobre musgo, sentadas en la tierra. Consideran que la relación entre las mujeres y la tierra es de suma importancia, y dicha relación es nutrida mediante sangrar en la tierra. Cuando las mujeres hacen esto tienen una conexión celular directa con la tierra, lo cual las ayuda a centrarse y a "hacer tierra".
La primera vez que escuché de una amiga mía la idea de sangrar en la tierra, pensé que sonaba un poco tonto, un poco pretencioso. Pero comencé a hacerlo tentativamente, y empecé a sentir un vestigio de conexión con algo muy antiguo. Uno de los problemas que tuve fue averiguar cómo hacerlo. Las mujeres nativo Americanas solían sentarse sobre musgo en la casa de la luna. ¿Dónde se suponía que debía sentarme a sangrar? Aún si encontraba un buen pedazo de tierra donde sentarme, no quería quedarme ahí todo el tiempo. Entonces comencé a usar almohadillas de tela para absorber mi sangre, las que remojaba en agua antes de lavarlas. Me di cuenta de que podía verter el agua de remojo en la tierra, así que eso es lo que hago ahora. El agua es de un hermoso color rojo, y la vierto en la tierra alrededor de las plantas. Este acto me llena con un sentimiento de conexión, de propiedad, de estar en paz con algo que a menudo es hecho a un lado en la vida moderna. Actos simples de valor, sabiduría simple. Es como cortar leña, arrullar a un bebé, hornear pan o beber de un riachuelo silvestre. Es uno de esos actos de ser un ser humano que está fuera del tiempo, que tiene un valor eterno, parte de estos continuos giros de vida y muerte. Las células que mueren en mi cuerpo y que son transportadas en la sangre menstrual, son alimento para la tierra. Lo que muere da a luz. Lo que muere alimenta a quienes viven y habrán de vivir.
Si ignoro mi sangre me distancio de este conocimiento. Temo a mi sangre y me desagrada -pues si desconozco que también es alimento, que también es un regalo que yo porto, entonces la veo como mera pérdida. Un desperdicio de sangre, un desperdicio de tiempo, un bebé que no fue concebido. Ya sea que desee un embarazo o no, mi sangre es siempre un regalo. Y es un regalo en el sentido literal, así como un regalo psíquico para mí misma. Es un regalo de mi cuerpo a la tierra: la madre que me ha alimentado y nutrido cada día de mi vida.

© Lara Owen
Bibliografía:"Daughters of Copper Woman", Anne Cameron, Press Gang 1981
Blood Magic", Buckley & Gottlieb eds., University of California 1988
"The Once & Future Goddess", Elinor Gadon, Harper & Row 1989
"The Woman's Encyclopedia of Myths & Secrets", Barbara Walker, Harper & Row, 1983

Artículo extraído de www.circulosdemujeres.blogspot.com