miércoles, 29 de abril de 2009

En las horas bajas

Gracias Nua por enviarme este texto. No olvidaré leerlo en los momentos difíciles.

Hola!

Sé, es inevitable, que a veces, momentos, días, o más... la vida, y la diksha, nos llevan por caminos áridos. Inhóspitos. Trás la luz, la paz, la armonía, lo dulce de otras jornadas, esos otros momentos nos sacuden por dentro. Sé que algunas, algunos, estais pasando por ahí...

Y al igual que cuando todo va bien, y somos felices, o nos sentimos maravillados por las sorpresas y los regalos... no nos preguntamos nada. No tenemos preguntas sobre los porques. Y nuestros ojos brillan sin motivo..., en estos otros pasos del camino, sucede todo lo contrario. Entra el miedo. Entran las dudas. Y entra la mente, con sus preguntas de siempre, con sus respuestas inciertas. Y nos sentimos enfadadas/os, o tristes, o confundidos. Y dudamos. Perdemos nuestra confianza.

Perdemos la confianza en lo que fue bello. Perdemos la confianza en lo que descubrimos, en la posibilidad de lo nuevo. Del cambio. Y lo que es peor, comenzamos a dudar de nosotros mismos, de la realidad de nuestro avance, de nuestra dirección. De la claridad de nuestro horizonte, de nuestros sentimientos. De los caminos elegidos, de lo que ayer si nos servia... La mente es tan poderosa, en su inercia, que logrará desmentir lo que sí hemos visto, reducirlo a nada. Y volver a sentirnos pequeños, perdidos. Y sin esperanza... Incluso puedes llegar a tener nostalgia de tu pasada o cómoda ceguera... en que al menos, no te dabas cuenta...

En el camino hacia la unidad, no vamos a pedirte que cambies todo eso. Como otras veces, vamos a pedirte que lo experimentes, cuanto más profundamente, mejor... Que te quedes con todo eso. Que lo abraces.

Pero también vamos a pedirte... ESTO ES IMPORTANTE... que escuches allá más al fondo, esa otra sensación de paz, de calma. De sosten. Algo mucho más al fondo que a pesar de todo, te dice que todo está bien. Sientelo. En horas bajas, date cuenta de que tu Ser más profundo está ahi. Sigue contigo. Sigue en paz. Y él si sabe hacia donde vas. Y él si sabe que todo está bien como está. Y que pasará. Y que saldrás fortalecido/a. Y si lo escuchas, podrás sentirlo.

Un abrazo grande a los que estais ahi. Y también a los que ya habeis salido!

Meri

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada