martes, 25 de mayo de 2010

En honor a la Diosa Afrodita


Afrodita... afrodita... Afrodita.... Afrodita..... afrodita....
penetra cada poro de mi piel,
posee cada resquicio de mi alma....
que no quede nada en mi que no seas Tu.


Un fin de semana parado, el pasado, realmente parado.
Dedicado a mi, a mi hija pequeña, dedicado a despertar los sentidos y a los quehaceres que no habituo porque los delego o porque no hay lugar.
Hacemos la comida juntas, no os lo creeréis, realmente juntas, mantenemos conversaciones... la escucho... algo diferente está pasando... la luz es brillante....leemos cuentos, disfruto....música, baile, risas....
Nos vamos al parque y estamos solas. Es inmenso y no hay nadie... el tiempo se para, los sentidos se abren, suelo, tierra, sol, columpios, olores....
Cuando llegamos a casa lo tengo claro y preparo la bañera para bañarnos juntas. No os creeréis que nunca me había bañado con ella, con dos añitos que tiene ya. Si hubierais visto su carita de emoción "tucha con mama, ¿si?".
La espuma rebosaba la bañera y el agua calentita nos abrazaba, ella me bañó, yo la bañé... miraba su cuerpo de niña-bebé y miraba mi curpo de mujer-afrodita. Me hubiera gustado sentir por mi cuerpo el mismo amor que sentía mirando el suyo, sentir que es tan bello como el de Neith. Pero no es así. Sin embargo lo respeto y en ese momento le dí las gracias por ser mi vehículo en esta vida y permitirme sentir y disfrutar de todo lo que me permito. Es un baño muy de sentidos, muy sensual....
Al salir de la bañera le doy un buen masaje de aceite de almendras a Neith y después me lo doy yo y así desnuditas me pide teta...más extasis...más conexión con lo divino.
Es tarde, se queda dormida al pecho, la acuesto.
¡Qué silencio hay en casa, estoy realmente sola! No estoy acostumbrada. Enciendo el ordenador, contesto los correos y busco textos sobre Afrodita y termino leyendo cosas de tantra. Mi mente ya trabaja imaginando posiblidades para cuando vuelva Sunie.
El domingo amanece expléndido... desayuno en la terracita y las dos enseguida desnuditas al sol. El sol derrite en mi siempre lo que sobra... me gusta mucho, lo disfruto... una bonita música suena de fondo y no tengo otra cosa que hacer. A la tarde me cuelgo a la peque en la mochila a la espalda y me voy de caminata al campo con ella, ha sido larga...me canso pero no me importa... cogemos flores... todo está lleno de amapolas rojas... teta en el campo, conexión con lo divino, conexión con la diosa.
Cuando acuesto a la peque me pongo manos a la obra y preparo un browni (no se si se escribe así, un bizcocho de chocolate)... la casa se inunda de ese olor tan dulce... mejor que ninguna esencia... y pienso lo disfrutare en mi encuentro romántico con Sunie.
El lunes regresó Sunie ¿y… donde se ha metido mi Afrodita? ay ay ay que lo la encuentro. Han vuelto también los niños alboroto, cotidianidad, estres...
¡¡¡¡Afrodita!!!!!
El bizcocho ha ido desaparenciendo a pellizquitos que cada uno ha ido dando...
¡¡¡Afrodiiiiita!!
Ya es martes y quería, de veras que quería, encontrarme con Sunie... pero no he tenido fuerzas. Eh!!! Aún no he tirado la toalla.

Besos de la amante afrodita que no encuentro estos días, ummmm
Dara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada