viernes, 26 de junio de 2009

Mujeres

Dedicada a Nuria en la víspera del día de su boda. Es un honor para mi estar cerca de ti.Que la pasión por la vida te inunde para siempre hermana, ¡Felicidades!

Hay mujeres que son la eternidad:
cosecha concreta de la heroica metáfora,
orgullo del ser,
pulcros cuerpos que ocupan pulcras almas,
feminidad en la piel glorificada,

la alegría del infinito en desnudeces suaves,
los ángeles eróticos sin alas.

Hay mujeres que son

evolución y síntesis
y, por tanto, futuro, utopía cumplida y realizada.
Niñas son para el niño.
Tiernas son para el adolescente.
Adultas son para el varón que escucha.
Sabias son para el viejo que aprende.
Benditas son en la muerte que clama.

Estas habitantes de la tierra, nada esconden.
Son transparentes, siendo celulares.
Son luz, aunque vivan en lo oscuro.
Son la historia que se corrige sin recelos,
lo más inocuo del Caer, lo menos turbio.

Y sus ojos, sus ojos
sonríen, desde sí, porque son inocentes
y nada -sino luz- guardan bajo sus párpados.
Y así miran, así conquistan aún más,
se comunican, así descansan
para entregar el séptimo día
en el Shekinah del sexo femenino.

Y sus ojos, sus ojos
todo lo lloran, cuando no lo comprenden,
y aún todo lo sanan cuando es triste y agónico
y lo olvidan y perdonan cuando es infame, envilecente.
Pero no aprende el hombre necio a redimirse
y no sabe llorar cuando ella llora y crece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada