viernes, 24 de septiembre de 2010

En el festival de cine de San Sebastián, el parto natural




El título, Genpin, está superpuesto sobre las palabras del filosofo chino Lao Tzu "El espíritu del valle nunca muere / Se llama la mujer misteriosa (genpin)". En la película, el tocólogo Tadashi Yoshimura reflexiona sobre la relación entre el alumbramiento y la muerte, y observa, más como ser humano que como médico, que negar la muerte es negar la vida. La vida nacida a este mundo, la vida que termina en el momento del nacimiento, la vida que acaba antes del nacimiento. Las vidas no cesan como vida aislada, sino que son prolongadas por la especie, y siguen. Con el fluir de las estaciones japonesas, Naomi Kawase entra en el círculo de las mujeres que van a dar a luz en la Clínica Yoshimura y en el mundo del Dr. Yoshimura, que lleva 40 años dedicado al campo del alumbramiento natural, y teje, incorporando el metraje que rodó con su propia cámara de 16 mm, la trama para esta película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada