domingo, 21 de marzo de 2010

Ritual en casa ¡Bienvenida primavera!

Os comparto nuestro especial ritual de bienvenida a la primavera.


El 21 de marzo, día que dura igual que su noche, es una fecha señalada por antiguas culturas como poderosa para un encuentro entre el hombre y las fuerzas de la naturaleza y que se asocia, entre otros rituales, al de un aquelarre de brujas desnudas que bailan alrededor del fuego rindiendo homenaje a la luna.

Hoy hemos realizado un ritual muy especial para que traiga a nuestra vida aquello que deseamos y que tanto empeño ponemos en conseguir.

Hemos necesitado macetitas, tierra apropiada para plantar, semillas de trigo o de cualquier otro cereal que no tarde en germinar, incienso del olor que tu prefieras, cerillas de madera y dos velas, una blanca y una verde.

Realizamos un pequeño altar y nos sentamos alrededor.

Comienza el ritual:
· Encendimos las velas alabando a la vida que da color a todas las cosas y el incienso. Presentamos nuestros respetos a la Madre Naturaleza y repetimos en voz alta:
” Madre Naturaleza, que regalas vida, que cuidas de tus hijos, escucha mi plegaria, concédeme el deseo que tanto ansío otorgándole el poder de crecer fuerte hasta hacerse realidad. Tu mano tomo dejándome guiar por ella y por todo aquello que como señal me envíes. Despeja mi camino y permíteme recoger los frutos de tanto esfuerzo. Ante ti muestro mis esperanzas confiando en tu benevolencia, Madre Naturaleza.” ¡También la pequeña repetíiiia!
· Cogimos el incienso y expandimos su humo hacia adelante, confiando en que fuera el mensajero de nuestras peticiónes. Pedomos en voz alta lo que queriamos conseguir y observamos cómo el humo avanza, cómo sube, cómo desaparece…
· Nos visualizamos consiguiendo nuestros deseos, sintiendo que ya lo teníamos, que ya podíamos disfrutar de ello.
· Cogimos las semillas e imaginamos que en ellas estaban nuestros deseos, impregnándolas de todo el amor y la ilusión que hemos puesto en ellos.
· Llenamos los tiestos de tierra y dejamos caer las semillas cubriéndolas para que germinen, con ellas nacerán nuevas oportunidades que nos ayudarán a avanzar en el camino.
· Apagamos las velas dando las gracias por todo lo bueno que está por venir.





Tras ello nos pusimos a decorar unos huevos, ya cocidos, eso sí. Y esto es lo que quedó. Ha sido una tarde maravillosa ¡Bienvenido el sol anuestras vidas! Bueno no dejó de llover en todo el día y hoy lo sigue haciendo jajajaja

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada