jueves, 25 de noviembre de 2010

El descubrimiento social más trascendental de los últimos dos siglos

El divulgador científico Eduard Punset lo dice alto y claro:

"Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más trascendental de estos dos últimos siglos, no tendré más remedio que responder: el impacto insospechado en su vida de adulto de lo acontecido al bebé desde el vientre de la madre."

O sea, la vida prenatal, el parto, los primeros meses de vida. Lo que el obstetra Michel Odent ha llamado "salud primal" o"ecología del útero materno".




"A veces, invertimos más en un coche que en un hijo"

Lo tengo claro. Hace muy poco tiempo nadie se ocupaba seriamente del impacto que tendrían en el feto del vientre de la madre los niveles de estrés de esta última o, con menor razón, del padre. Está claro que el dilema consistía luego en enviarlo o no a la guardería como única alternativa para que ella no tuviera que abandonar el trabajo; muy pocos tenían la conciencia o el conocimiento para preocuparse del tratamiento educativo que recibía allí el recién nacido. Nadie sabía nada de los efectos que sobre la adolescencia de una niña tenía la ausencia del padre tras una separación.


Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más trascendental de estos dos últimos siglos, no tendré más remedio que responder: el impacto insospechado en su vida de adulto de lo acontecido al bebé desde el vientre de la madre.

Vayamos por partes. Cuando la madre está angustiada o estresada, ¿repercute en la salud del niño? Parece difícil negarlo. Un padre puede tener, biológicamente, muchísimos hijos, mientras que una madre apenas unos pocos. El resultado de esta diferencia comporta que el valor otorgado inconscientemente por uno y otro es distinto. Para la madre se trata de uno de los poquísimos activos biológicos con los que podrá contar en toda su vida. No es extraño que el grado de preocupación por el impacto en la vida del feto, o más tarde del bebé, de su propio estrés o angustia sea mucho mayor en el caso de ella que del padre.

¿Alguien puede sugerirme por qué intentamos esconder los resultados negativos de la mayoría de las encuestas y los análisis efectuados sobre el aprendizaje en las guarderías infantiles? Los resultados tienden a demostrar que se produce un aumento de la agresividad y violencia en edades posteriores cuando el régimen de las guarderías empezó antes de los cinco años, prolongándose durante muchos años durante 30 o 40 horas por semana. Como me dijo en una ocasión un gran neurólogo británico especializado en la educación infantil: “A veces estamos más dispuestos a pagar por un buen parking que por guardar a nuestros hijos”.

En lo anterior subyace una de las grandes contradicciones de nuestra sociedad. Tenemos el gran mérito –comparados con el mundo islámico– de haber sabido asimilar a la mujer en los procesos de producción y de ahí que otras civilizaciones basadas en religiones excluyentes no podrán competir jamás con nosotros. Ahora bien, está por realizar el sacrificio o la aplicación del conocimiento necesario para que esa incorporación de la mujer al trabajo se pueda hacer en las mejores condiciones, velando por la calidad de los contenidos físicos y académicos de las guarderías necesarias.

Por último, ahora también sabemos de la comunicación intergeneracional de los niños. Resulta que, en promedio, una niña abocada a crecer sin la presencia del padre a raíz de una separación del matrimonio accede antes de la edad promedio a la pubertad; y no solo eso, suele tener mayores dificultades de integración que el promedio de las niñas de su edad. La adolescente no para de hacerse a sí misma preguntas sobre su propia situación, acumula información codificada sobre el grado de confianza que puede depositar en los adultos y, muy particularmente, en los hombres. De esas preguntas surge una actitud decidida sobre el entorno familiar.

Tenemos que cuidar muchísimo más de lo que hemos querido o sabido hacer el aprendizaje emocional de los niños y no solo, como ha ocurrido hasta ahora, el aprendizaje cognitivo o académico. Hasta los siete años, los niños son el mejor ejemplo de un departamento de I+D con gastos pagados, que no podemos abandonar a su suerte si queremos sobrevivir.

Eduard Punset

jueves, 11 de noviembre de 2010

Dando a luz. 18 de diembre. Málaga


TALLER para EMBARAZADAS y ACOMPAÑANTES

Un espacio para la danza, el mito, los relatos personales, la belleza, la inspiración y el alma.

El parto es un viaje a lo desconocido que no podemos controlar intelectualmente.
El taller ofrece herramientas para analizar la visión que tenemos del nacimiento de nuestro bebé y una oportunidad para explorar el poder de dar a luz con plena consciencia.
La esencia de este taller es el descubrimiento de una misma y sentir y descubrir que es posible abrirse al misterio y a la fuerza del nacimiento en cada momento del proceso.

PROGRAMA (aún abierto a alguna modificación)

10'00h. Acogida y presentaciones
11'00h-12'30h. La naturaleza femenina durante el embarazo y el parto
12'30h-13'00h. Descanso
13'00h-14'00h. Un vistazo a nuestro linaje femenino ¿qué llevamos en la memoria?
14'00h-16'30h. Comida
16'30h-17'30h. Aprendiendo a abandonarnos... masajes y meditación
17'30h-18'30h. El parto y el nacimiento como un rito de paso
18'30h-19'00h. Toma de conciencia de nuestro cuerpo y del bebé
19'00h-19'30h. Con tu hijo en brazos. Revisión de tus creencias sobre la crianza. ¿Cuales son las
genuinas necesidades del bebé?
19'30h-20'00h. Despedida

Recomiendo venir con ropa cómoda. Traer manta, venda para los ojos y toallas y aceite de almendras para el masaje.

Maria José Mochón.
Psicóloga-Doula

Días: 18 de diciembre
Sitio: Arroyo de la Miel-Málaga
Horario: 10hs a 20hs.
Precio: 70 euros y 100 si te acompaña tu pareja

Coordinación e información
susana@gitsystem.com

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El otoño

Este periodo representa el año que agoniza, el momento del año en que nos acercamos a la pasividad aparente del invierno, son sus largas y oscuras noches. El momento de la regeneración que se da en la oscuridad, porque todo debe morir para volver a nacer: observemos que el fruto ha de morir para que la semilla nazca y la semilla debe morir para que la planta de su fruto.

Octubre y Noviembre son meses que nos invitan para hacer limpieza del alma y reflexión profunda de nuestra vida. Momentos en los que dejar partir lo que ya no necesitamos, para hacer sitio a lo nuevo que ha de manifestarse en nuestra vida.

Las Diosas asociadas a este periodo, son las que representan el arquetipo de la Anciana Sabia, como son Cerriwen, Hécate y Sheela na Gig. Te invito a que investigues sobre ellas para conocer mejor sus arquetipos y roles dentro del proceso de lo femenino.

Y estas estan siendo nuestras actividades este otoño:






jueves, 4 de noviembre de 2010

martes, 2 de noviembre de 2010

Mujer, útero y vaginas. Luces y sombras

MUJER, UTERO Y VAGINAS. LUCES Y SOMBRAS
Escrito por Surá Lillo
Martes, 02 de Noviembre de 2010 11:29
Artículo publicado en el Nº 34 del mes de Noviembre de 2010 de la Revista UNIVERSO HOLISTICO.


“Ser mujer significa ser un ciclo de cambio constante.” Surá Lillo


Entender las claves de la energía femenina es comprender, que bajo esas cualidades, la MUJER puede manifestar su naturaleza íntima.
Las claves de la energía femenina yacen en lo receptivo, en la quietud, la entrega, la apertura, la belleza, la cooperación, el amor incondicional, lo salvaje, el cambio, lo cíclico, la muerte y la transformación.
Cuando ya desde niñas somos educadas en patrones de pensamiento rígidos, tanto en el entorno familiar como en el social, la mujer no tiene referentes que aprueben su feminidad y sexualidad, sino que por el contrario, vive experiencias donde su femineidad es castrada, abusada y mutilada.
El arquetipo de la MUJER ha de superar, comprender e integrar el ARQUETIPO DE MADRE SINIESTRA, esta siniestralidad en la mujer emerge en su intento de supervivencia ante un sistema de creencias que la constriñe y la induce a ser quien no es.


SANGRE MENSTRUAL, SANGRE DE VIDA.
En mi experiencia como terapeuta he podido observar que en la mayoría de los casos la Mujer tiene una relación dolorosa con su menstruación, ignorando el mensaje que trae la Sangre Menstrual o “Sangre de vida” para ella.
La sangre menstrual guarda muchos misterios, nos muestra los ciclos de vida y muerte. Cada 29 días nos recuerda que estamos siempre en un proceso de cambio y transformación. Ella nos muestra nuestro mapa emocional, nuestro sentir como mujeres portadoras de VIDA.
La sangre menstrual es un aspecto de la mujer tabú, relacionado con un estar “indispuesta”, ”enferma”, “mala”. En la biblia se hace mención a este hecho tachando a la mujer de “impura” mientras menstrua. Esta memoria patriarcal perdura hasta nuestros días manifestándose en forma de menstruaciones dolorosas, sangrado escaso o abundante, ciclos irregulares…etc.
El dolor menstrual así como la irregularidad en el periodo, muestra un dolor profundo en relación a la energía femenina y la expresión de nuestra energía sexual.
Cuando la femineidad es negada, esto hace que la mujer no florezca, que no emerja su naturaleza intima.
La menstruación es un momento sagrado para la mujer, en estos días experimenta un aumento de su sensibilidad, en este tiempo vive momentos de verdad, auténticos que le permiten conectar con su verdadera esencia. Su sangre simboliza la sangre de vida, esa sangre contiene toda la información y fuerza de su linaje. Honrar su sangre y ofrendarla a la tierra es un acto de reconocimiento hacia ella misma, un acto de agradecimiento hacia sus ancestros y hacia la Madre Tierra.

LAS MUJERES DE HOY EN DÍA
Alguna vez te has preguntado como mujer ¿Cómo se siente tu útero?, ¿tu vagina?...
Desgraciadamente para muchas mujeres su aparato reproductor es un misterio. En este tiempo donde el tiempo escasea ante la larga lista de responsabilidades que carga la mujer, no existen espacios de exploración y experimentación donde la mujer pueda sentirse y escuchar lo que su cuerpo le está transmitiendo.
La conexión con esta zona tan sagrada de su cuerpo está en manos de los profesionales médicos, y es en esas ocasiones donde la mujer descubre lo que le está sucediendo a su útero, vagina, ovarios, etc. Muchas veces es la propia medicina la que pronostica todo tipo de disfunciones como son quistes, miomas, pólipos, endometriosis, cáncer etc. Y ante la perplejidad e incomprensión de estas disfunciones, en la mayoría de los casos, la mujer cae presa del pánico, sintiendo que la única forma de que el problema se “estirpe” sea en la mesa de operaciones.
Hay momentos en que una operación quirúrgica puede devolvernos a la vida, pero desgraciadamente muchos de los problemas físicos persisten ya que no hay una toma de consciencia sobre la raíz emocional del problema. Hay infinidad de mujeres que, aun habiendo sido intervenidas quirúrgicamente de un mioma, por ejemplo, este tiene muchas posibilidades de reproducirse de nuevo.
Para evitar que esto suceda es necesario que recobremos la conexión con nuestro vientre. Pues las afecciones en el útero, la vagina, ovarios, trompas…etc. no son más que el grito del cuerpo ante la negación de nuestra naturaleza femenina. Esto implica en muchos casos problemas de infertilidad, quistes, pólipos, endometriosis, cáncer.

LA MATERNIDAD
El anhelo de la maternidad es un instinto noble, donde se muestra la entrega incondicional al futuro hijo y aunque lo deseemos con toda el alma los patrones reprimidos en el inconsciente, que tienen que ver con la toma de responsabilidad, miedo a la maternidad, a no ser lo suficiente capaces, suelen imperar frustrando nuestros intentos de ser madres.
Para ello lo único que podemos hacer el contratar costosos tratamientos para la fertilidad o tomar consciencia de nuestra sombra, de todo el peso de dolor y represión que cargamos, en relación con nuestra femineidad.
Ser madre es la vía más rápida y profunda para conectarte contigo misma y con tu sombra. Ante el miedo que le produce a la mujer no estar a la altura de las circunstancias, el embarazo puede llevar a la mujer a enfrentarse con sus miedos más profundos, si esto le añadimos el cóctel hormonal que se produce en el cuerpo, desde el punto de vista emocional, este trance puede ser un tanto traumático para la mujer y su futuro retoño. Cuando no afrontamos de una forma sana nuestros miedos y dudas ante la futura maternidad, este momento tan precioso para la mujer puede convertirse en un autentico calvario.

PARTO ORGÁSMICO
El parto es una iniciación para la mujer a su condición de madre. El primer parto es el tiempo en que la Mujer embiste la energía maternal de dadora de vida, de luz. En su rol de alumbradora “DA A LUZ”, la mujer reconoce su fuerza infinita.
“El útero es el órgano de expansión del placer por antonomasia” El parto orgásmico se produce porque el propio movimiento del útero es en sí mismo productor de placer, siempre que los músculos funcionen acompasadamente, según el proceso sexual normal; que es lo que sucede cuando el parto se produce de forma natural y se activa según la forma establecida filogenéticamente, por el sistema sexual de la mujer….. ()
Y esta es la otra pregunta importante: ¿cómo es posible que de forma tan generalizada el parto se produzca con dolor?()…
(…)El útero espástico es causa de forma inequívoca por la represión sexual de la mujer desde la infancia. Extraído del Artículo “Parto Orgásmico”. Casilda Rodrigañez
Como bien afirma Casilda Rodriguañez El “parto con dolor” atenta contra la verdadera naturaleza del parto que en verdad es “indoloro”. Si la mujer desconoce su útero, no lo alimenta, no lo ejercita, le lleva a vivir su femineidad en continuo conflicto.
El útero es una cavidad musculosa que al no estar entrenada y se ve atrofiada por el desuso, y la única forma de entrenar ese musculo es teniendo relaciones sexuales placenteras.
El parto sin dolor está directamente relacionado con la segregación de la Oxitocina, hormona que regula el orgasmo uterino y la segregación de leche materna, siendo la maternidad una expresión más de la sexualidad femenina.
Las mujeres no conocemos nuestro cuerpo, desconocemos partes las íntimas de nosotras mismas simplemente porque hemos sido programadas para rechazarlas. Porque creemos desde una parte muy inconsciente y profunda de nosotras mismas, que vivir nuestra sexualidad es”pecado”.
La vagina es el canal de nacimiento, es el canal de la vida, desde hay programamos la columna vertebral del nuevo ser que va a nacer en el momento del parto, el útero es el hogar, el nido para acoger al que llega. El cordón umbilical es la conexión con la madre, donde se da la nutrición dentro del útero.
Nuestros pechos son el alimento y la nutrición para el nuevo ser una vez nacido.

LA SOMBRA FEMENINA
Los ovarios “poli quísticos” muestran conflictos con la energía de creación en nuestras vidas, así los problemas en el útero, como la endometriosis, nos muestra un bloqueo en la expresión de nuestra verdadera esencia o identidad como mujeres. Las protuberancias en el aparato genital femenino muestran la frustración soterrada que vivimos como mujeres insatisfechas con nuestra condición femenina. Los pólipos, protuberancias en el útero, emergen ante el deseo frustrado de ser madres, suelen aparecer en la menopausia tiempo en el cual la mujer, si no ha cumplido con sus anhelos más internos, manifiesta todo ese contenido inconsciente en su cuerpo.
La anorgasmia o la frigidez representa una negación y mutilación de nuestra alegría de vivir, una negación de nuestra expresión como mujeres, también representa a mente controladora que tiene miedo de perder el control.
Todo ello es debido al sistema de creencias “Patriarcal”, que ha constreñido a la mujer y relegado a un segundo plano, Condenando su sexualidad.
EL ORGASMO FEMENINO
Para muchas mujeres la relación que tienen con la sexualidad es de culpa y vergüenza a manifestar esta energía.
El orgasmo vaginal y el misterioso PUNTO G, son para muchas mujeres una incógnita indescifrable. La frigidez, la candidiasis, la vaginitis….no son más que rechazos soterrados a vivir la sexualidad libremente , pues ahí en ese “momentum” el ego debe desaparecer, la mujer tiene miedo de ser ella misma sexualmente pues tiene el peso del Arquetipo de la “Puta”, arquetipo que la lleva a vivir su sexualidad con culpa y vergüenza.
La sexualidad sagrada es la gran lección que muchas parejas han de descubrir en este tiempo. De ahí que muchas culturas orientales nos hablen de alcanzar la iluminación en pareja a través de la energía sexual.
Hace 5000 años en lugares como Grecia donde se procesaba el culto a la Diosa dentro de las sociedades matrilineales o matriarcales, la sexualidad era manifestada de forma libre como un acto de amor a la vida. En estas sociedades ni siquiera estaba reconocido el hombre como parte de la fecundación. Las mujeres se reunían en determinados momentos de conjunciones planetarias para pedir fertilidad a la Diosa.
La llegada del patriarcado dio como consecuencia la persecución de la mujer y de sus prácticas sexuales y rituales a la Diosa.

ARQUETIPOS DE LA SOMBRA PATRIARCAL
Mª Magdalena encarnaría el Arquetipo de la “Prostituta”. La iglesia católica negó el papel fundamental que tuvo Mª Magdalena en la vida de Jesús relacionando su labor con el de una prostituta, grabando en la psique colectiva de la mujer la vergüenza y la culpa en la manifestación de nuestra esencia como mujeres. Para muchas mujeres escuchar la palabra puta, o prostituta les produce pudor, ya que lo asocian a algo burdo, bajo y despreciable.
Magdala fue una maestra en la artes de la medicina, (plantas) propulsora del 4º evangelio de Jesús, hecho que fue borrado de los registros con el fin de mantener en el anonimato su tremenda labor como maestra, seguidora y compañera de Jesús.
La iglesia en su interés por mantener la imagen de un solo Dios masculino, “creador del cielo y de la tierra” desterró a la mujer de ejercer el verdadero papel que por el mero hecho de ser mujer le es conferido: Guía, maestra, sabia, sacerdotisa, curandera, madre, educadora y Diosa.
Ante esto la mujer pierde su poder y pasa adorar al hombre como su único Dios, relegando incluso sus propios intereses y los de sus hijos por entregarle su poder”.
Esa energía de abnegación y entrega al hombre hace que se olvide de sí misma y de esa forma encarnada la sombra del arquetipo de “ESCLAVA”.
La mujer incluso, es capaz de amar a su verdugo, pero este amor es venenoso pues se vuelve contra ella, ahí es cuando su útero, su vagina, sus ovarios gritan pidiendo poder salir de la cárcel de su engaño.
En España no hace mucho tiempo y en la actualidad en muchos lugares del mundo, las relaciones sexuales entre hombres y mujeres solo pueden darse bajo el yugo del matrimonio y muchas veces estos enlaces no se daban desde el verdadero amor, sino desde la conveniencia o pacto entre las familias de los contrayentes, esto ha dado como resultado el nacimiento del Arquetipo de la “Madre Siniestra”.
La “Madre siniestra” es aquella mujer que proclamaba los dictámenes del varón acallando su propia alma, pagando un alto precio por ello. Así bajo este prisma, la maternidad es vivida bajo niveles de violencia reprimida que es proyectada hacia los hijos y el cónyuge.
Según Bert Hellinger en sus estudios con las constelaciones familiares, si la relación con la madre es deficiente esto nos afectará en el modo en que nos enfrentemos a la vida.
Dentro del reinado de la “Madre Siniestra” se manifiesta el Arquetipo de la “Niña-niño heridos”. Así la MUJER es ya desde la niñez o adolescencia sentenciada a vivir desde el arquetipo de “Niña herida” indefensa ante las vicisitudes de la vida, temerosa de los deseos irrefrenables de hombre, desprotegida y desorientada ante su propia naturaleza íntima.
Ana Silvia Serrano en su obra Osiris, el huevo de Obsidiana, desmiembra la psique femenina, en los arquetipos de la sombra, que según Carl Jung, la mujer arrastra por el mero hecho de ser mujer. Así rememorar nuestras vivencias como esclavas, niñas heridas, madres siniestras, sexualmente reprimidas se vuelve necesario si queremos realmente conocernos a nosotras mismas. Su terapia con Geometrías de Obsidiana, es un camino de “individuación” donde la mujer recorre y libera conscientemente los arquetipos de la sombra femeninos productos del patriarcado.
Es necesario que escuchemos a nuestras vaginas, a nuestros úteros a las mismísimas entrañas pues ahí clama tu esencia femenina que ante la imposibilidad de manifestarse agoniza.
El hombre necesita que la mujer lo guie ha reencontrase con su verdadera esencia , enseñarle a amar y respetar a la Diosa que hay dentro de la mujer que ama, pero para ello la mujer ha de honrar la Diosa que es, respetar su esencia.
Conocernos a nosotras mismas, en todas nuestras facetas nos ayuda a evolucionar como personas, la energía bloqueada entorno al tabú de la sexualidad en la mujer está creando estragos. Hemos de reconocer la sombra en nuestra psique, liberarla en conciencia con el fin de que aflore la flor que anida en el interior de nuestro útero.
Hacer el amor debiera entenderse como un acto sagrado de encuentro entre el hombre y la mujer, un “momentun” donde el “ego” desaparece, un momento de verdadera conexión.
Así el orgasmo sería una energía pura que nos ayuda a sanar las memorias de dolor y sufrimiento. Mujer despierta!

Surá Lillo.
Terapeuta Holístico & Geometrías de Obsidiana. (Método Ana Silvia Serrano)