martes, 31 de marzo de 2009

7 de junio. Día Mundial de los derechos del Nacimiento










El día 7 de Junio ha sido declarado por la Plataforma pro Derechos del Nacimiento y propuesto a la O.M.S. cómo "Día Mundial de los Derechos del Nacimiento".

Cómo nace y es recibido tu bebé es importante para su vida y la tuya. Infórmate y decide.

Derechos del Nacimiento

Primero: El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física yemocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, duranteel tránsito entre ambas.

Segundo: El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación. (1)

Tercero: El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos. (2)

Cuarto: El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto. (3)

Quinto: El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos. (4)

Sexto: El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los "10 pasos para una lactancia feliz" establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría. (5)

Séptimo: El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario..

Octavo: El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones optimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna. (6)

Noveno: El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en el la seguridad y la confianza.

Décimo: El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar. (4)

Referencias

(1) Michael Odent. Primal Health. El efecto nocebo del cuidado prenatal.www.birthpsychology.com/primalhealth

(2) OMS, 1996. Cuidadosen el parto normal: una guía práctica.www.elpartoesnuestro.es/components/com_docman/documents/Cuidados_parto_normal.pdf

(3) Chalmers B, Mangiaterra V, Porter R, Principios de la OMS sobre cuidado perinatal. Birth 2001; 28: 202-207. holistika.net/articulo.php?articulo=52002.html

(4) Derechos del niño hospitalizado. hospitalalassia.com/burocratica/Derechoninosinternado.htm

(5) Iniciativa Hospital Amigo de los niños. www.ihan.org.es/10pasos.htm

(6) Método madre canguro para reducir la morbimortalidad de neonatos. revisión Cochrane. www.update-software.com/abstractsES/AB002771-ES.h


En breve daremos a conocer las diferentes actividades que se realizarán para divulgar los derechos del nacimiento, sensibilizarnos y tomar conciencia. Si quieres participar en este acontecimiento activamente en Baza o tienes alguna idea o sugerencia escríbeme.
Ya sabes, dara_munay@hotmail.com

Si quieres ser socia/o de la Plataforma Pro Derechos del Nacimiento ponte en contacto con Susana Olalla
susana@gitsystem.com web: www.pangea.org/pdn

Nuevo libro


“Solamente el bebé que se sienta satisfecho y atendido
eliminará el miedo y el estrés de su vida. Será feliz”
Rosa Jové
“Crianza feliz. Cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años” es un nuevo libro de Rosa Jové que está destinado a convertirse en parte de la trilogía básica para padres junto con “Bésame mucho” de Carlos González y “Dormir sin lágrimas” de la misma autora.

lunes, 23 de marzo de 2009

Mujer Sagrada

Aun estoy aprendiendo a meter cositas en el blog.
Un claro ejemplo es que quiero incluir este vídeo y todavía no sé. Sin embargo si haces clic en el título te llevará directamente a él. No es lo que pretendía pero menos da una piedra.
Poco a poco.
Es muy bonito, ¡¡DISFRUTALO!!

sábado, 21 de marzo de 2009

El mayor fraude en el cuidado de la salud en la historia americana es la falsedad de la existencia del déficit de atención y desorden de hiperactividad como una enfermedad real y la drogadicción de millones de niños completamente sanos.
Fred Baughman, neurologo y pediatra

Cocacola despata el maltrato


”COCA-COLA DESTAPA EL MALTRATO”

Agradecemos a Coca-Cola que haya denunciado en su nuevo anuncio el maltrato a la mujer y su fina ironía al calificarlo de felicidad.
Coca-Cola acaba de lanzar una gran campaña publicitaria que destapa el maltrato a la mujer en el parto. Para ello ha filmado en tiempo real un parto hospitalario en el que la mujer se ve reducida e inmovilizada al triste papel de espectadora de su parto y es colocada en una postura (tumbada sobre su espalda) que entorpece el parto (ya que estrecha el canal del parto y conlleva a un aumento del uso de instrumental- fórceps, palas o ventosa- que podría evitarse permitiendo a la mujer adoptar la postura que le resultara más cómoda en cada momento). Pero lo más grave de este parto es que a la mujer se le realiza una maniobra conocida como "Maniobra de Kristeller" que está altamente desaconsejada tanto por la Organización Mundial de la Salud como por la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) y la nueva Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad por los riesgos que conlleva para la parturienta y el recién nacido (hemorragias, desprendimiento de placenta, rotura de útero, episiotomía y consecuente sensación de alienación por parte de la madre hacia el recién nacido etc.) De hecho son numerosos los países europeos donde ésta práctica, de que los profesionales se pongan a presionar sobre la tripa de la mujer- en algunos casos incluso se suben literalmente encima- para que salga el bebé, hace ya muchos años que dejó de hacerse. Porque además de los riesgos para la mujer y su bebé, y de que casi siempre conlleva una episiotomía, la maniobra de Kristeller suele dejar a las madres destrozadas, a veces incluso sin ganas ni fuerzas de ver ni abrazar a sus bebés.
En su anuncio, Coca-Cola nos enseña magníficamente la triste realidad de muchos centros hospitalarios de nuestro país, en los que la mayoría de los recién nacidos son separados de sus madres sin justificación médica alguna y con grave perjuicio para la salud de ambos y para el establecimiento de un sano vínculo emocional y de la lactancia materna.
Coca-Cola ha pasado a la denuncia del maltrato a los bebés al mostrarnos en tiempo real un bebé nacido en un parto intervenido, en el que a su madre se suministra oxígeno como consecuencia de un procedimiento obstétrico agresivo, puesto delante de la cámara y separado de su madre nada más nacer, para luego depositarlo en una cuna al lado de una ventana, lejos del calor de la piel de su madre, del latido de su corazón y sus pechos.
Por todo ello agradecemos a Coca-Cola que haya denunciado el maltrato y su fina ironía al calificarlo de felicidad.
Con este mensaje queremos informar y concienciar a todas las embarazadas de este país. Animamos a todas las mujeres y hombres a informarse y solicitar una mejor atención al parto y el respeto y cumplimiento del derecho a recibir la mejor atención sanitaria posible, acorde a los conocimientos más actualizados y a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Asociación El Parto es Nuestro Plataforma por los derechos del nacimiento
http://www.elpartoesnuestro.es/ http://www.pangea.org/pdn/plataforma.html

viernes, 20 de marzo de 2009

"Una mujer alterada es una persona que está cambiando...
y creo que fue Borjes quien dijo
que los únicos que nunca cambian
son los tontos y los muertos."
Maitena

martes, 17 de marzo de 2009

Vivan las mujeres

video

No sin papá

NO SIN PAPÁ
No dudo que en algunas ocasiones papá hubiese deseado tener tetas, tetas con leche, claro. Y lo sé por el modo en que a veces nos mira a mamá y a mi cuando mamo o cuando voy en su busca gateando para chupar. Esa carita de bobo que se le pone le delata.
Bueno, ésta es mi historia de niña enganchada a una teta, mi teta.
Nací hace once lunas de un bonito y respetado parto natural en casa, donde mamá y papá habían planeado mi recibimiento. Cuando salí del vientre cálido de mi madre lo primero que hice fue mirarla a los ojos, los ojos con los que siempre había soñado y lo segundo, lo segundo fue agarrarme a su teta derecha. Ese olor que desprendía -ummm- me recordaba a mi recién dejado hogar.
Desde esa posición podía mirar a mamá pero, ¡¿quién asoma la cabeza por detrás de su hombro!? ¡¡Es papá!!
Desde ese momento papá siempre ha estado ahí, detrás, callado...- bueno, a veces no tanto, diría mamá...- sosteniendo a mamá siempre y sosteniéndome a mi algunas veces para que mamá descanse.
Y es que yo nací con muchas ganas de chupar y la leche de mamá es tan rica, tibia y dulce... que nada más nacer estuve 24 horas seguidas de maratón ¡no exagero!, preguntadle a ella. No me despegué de las tetas ni un instante ¿y donde estaba papá?.
Papá traía rica fruta y comida a mamá. Papá jugaba como loco con mis hermanos, que tengo tres eh? Papá ponía velas en donde estábamos, música tranquila y alguna varita suave de incienso y muchas veces daba masajes a mamá en su espalda, en su cuello o en la cabeza. ¡Era un placer sentirse tan cuidada!
Mamá y papá estaban de acuerdo en que la lactancia iba a ser a demanda, sin ninguna restricción y no sólo a mi demanda, también a demanda de mamá, porque muchas veces a ella le chorreaba la leche y yo encantada de ayudarla. Estaban de acuerdo en que no había nada mejor para mí ¡cómo lo saben! Y se pusieron manos a la obra para promover y facilitar las cosas.
Uno de los cambios más importantes para ellos es que quisieron que yo durmiera con ellos. Sí, en medio de papá y de mamá, sintiendo su calor, su respiración que a veces me hacía cosquillas y oliendo ummmmm, oliendo el pecho de mamá, el que con un pequeño achuchón tenía en mi boca cuando quería. Todas las noches, durante estas once lunas he dormido con ellos. Yo no sé lo que es una cuna ¡gracias a Dios!
También es verdad que mis padres ya no se rozan en la cama, pero digo yo que se rozarán en otro sitio. Y aunque mamá ya no tiene tantas ganas como antes, papá la mira tiernamente a los ojos y con un suave beso le dice lo bonita que es y todo lo que la quiere.
Muchas mañanas mamá está casi en coma, tan cansada que no puede levantarse, así que papá me coge despacito y callandito y salimos de la habitación para que pueda dormir un poco más. ¡Eso mamá lo agradece muchísimo!
En esos ratos me lo paso en grande con papi. Él me cambia el pañal de la noche que ya me viene pesando y después hacemos ejercicios y gimnasia ¡es divertidísimo! Me estira la piernas y los brazos. Al principio no me gustaba mucho que me estirara los brazos, pero ahora me encanta. Me voltea, me hace piruetas y ahora que ya he aprendido hacemos carreras de gateo ¿Quién creéis que gana? Está claro, papá.
Tampoco sé lo que es un carro, nunca me han subido en él. Siempre he estado en brazos o en bandolera, bien pegadita a sus cuerpos y lo han hecho entre los dos. Eso hacía que no me desconectara de sus olores y aumentaba mi deseos de nutrirme ¡Son mis héroes!
Pero no siempre ha sido un camino fácil, ha habido momentos de auténtica crisis en nuestro trío de lactancia.
Recuerdo que a los tres meses, más o menos, me dio un ataque voraz y repentino de hambre de teta. Y día y noche y noche y día quería mamar y mamar. Entonces mamá se estresó, le dolían los pezones y lloraba. Pensó que me quedaba con hambre. Pensó que su leche ya no era suficiente. Pensó en claudicar, en darme biberones, en darme chupetes para que la dejase descansar. Pensó que ya no era capaz, que no podía seguir adelante. Pero papá no la dejó. Así fue. Y mamá se enfadaba con él diciéndole que no la entendía, que estaba muy cansada y que no era justo que la presionara... Pero papá a pesar de todo se mantuvo en su postura, que era la de los dos, pero que mamá había olvidado.
Papá dijo a mamá que era la mujer más fuerte que jamás había conocido, que estaba orgulloso de ella, de todo lo que estaba haciendo, de su entrega y que él no podría hacerlo mejor. Esas palabras eran como magia para mamá, la sostenían para seguir adelante. Además papá se informó y le contó a mamá que lo que estaba sucediendo es que yo estaba pasando por una crisis de crecimiento y que la superaba mamando mucho más y que como yo era muy inteligente pues así hacía.
Papá, que conoce muy bien a mamá, le dijo un día que entendía que ya no pudiese más, que era un superesfuerzo y que si ella lo decidía estaba bien dejar ya la lactancia, que él la apoyaría.
- Nooooo, papa –pensé yo que no entendía que estaba pasando- ¡quiero seguir tomando teta!. Es lo más rico que he probado nunca. Bueno, tampoco es que haya probado muchas más cosas.
Pero a mamá le van los retos y papá lo sabe, y esa forma de hablar la retaban. Así que salimos de aquel bache con su tesón, el soporte de papá y mi manera singular de exprimir a mamá.
Pasamos otro momento difícil cuando me salieron los dientes. Pues sí, lo que estáis pensando, me dio por morder a mami. Yo no sabía que eso le dolía pero no tardé en aprenderlo porque mamá se sobresaltaba quitándome a lo bruto de la teta, a veces lloraba de dolor y miraba a papá diciendo:
– Si me sigue mordiendo así voy a tener que dejar de darle teta.
Y aunque seguí un tiempo mordiendo -¡es que están para comérselas!- nunca cumplió su amenaza. ¡Qué buena es!
Desde que me salieron los dientes que me llaman la atención las cosas que comen los mayores. Así que papá me ofrece trozos de plátano que puedo morder sin que nadie me diga -¡eso no, que me duele!- Y también me ha dado a probar arroz con zanahoria y mijo con calabaza. Me gusta pero no voy a renunciar a mi rica leche, no, todavía no. El mundo está lleno de sabores pero yo tengo mi preferido y no cambio lo por nada.
Ahora estamos en otra crisis. Sobre todo por la noche yo me engancho a mami y no la suelto, no sé, no puedo evitarlo. Mamá empieza a tener ojeras pero está contenta de que con once meses de lactancia se le siga saliendo la leche y le pringue las camisetas. Dice que le conecta con su naturaleza y con la Madre Tierra. ¡Qué rara es mamá!
Tanto mamá como yo sabemos que si papá no hubiese estado tan pendiente de nosotras dos no lo habríamos superado.
Dicen que el destete lo voy a decidir yo. ¡Pues que sepan que no tengo ninguna prisa!
Gracias mamá por tu entrega, gracias papá por tu sostén.

lunes, 9 de marzo de 2009

"Debajo de la espuma de las modas
y las apariencias,
subsisten las estructuras de la dominación
y la explotación de millones de mujeres."
Christina Delphy
"Dentro de cada mujer late un ser salvaje,
una vida secreta,
una fuerza poderosa llena de buenos instintos,
creatividad y sabiduría."
Clarissa Pinkola Estés
"Mujeres que corren con los lobos"

El desconocido cuerpo de las mujeres

La falta de respeto por el cuerpo de las mujeres, está conduciendo a las propuestas de “abolición bioquímica de la menstruación”, como si fuera un planteamiento progresista, aunque suponga una intervención hormonal constante durante la vida reproductiva.
“La investigación de la salud de las mujeres ha sobrepasado los límites que la encerraban solo en los órganos y hormonas relacionados con la reproducción (…). Este sesgo histórico está siendo redirigido (…). Cada vez más la asistencia sanitaria se ha de basar en las diferencias biológicas que comporta el sexo y las influencias del género en los factores de conducta, geográficos, culturales, económicos y sociales.” (Pinn VW. Sex and gender factors in medical studies: implications for health and. clinical practice. JAMA 2003; 289: 397-399.)
“Tenía miedo a una enfermedad mental, que en el fondo es con lo que la medicina convencional te castiga cuando no saben qué te pasa. ¡He tardado mucho tiempo en darme cuenta de que soy un todo y que es imposible separar mis carnes de mis vicencias, mi cuerpo de mi alma”. (Laura Mora Cabello de Alba).
“Rita, tiene 20 años ahora y las menstruaciones son cada día más dolorosas. Cuando tuvo la primera regla a los 13 años, casi no la notaba, pero a los 15 años ya tenía que dejar de ir a la escuela por que tenía mucho dolor durante el primer día. En su casa no le hicieron mucho caso y su madre le dijo que ya se le pasaría con el tiempo. Un día se desmayó en la escuela por el dolor y decidieron llevarla al médico. El médico de cabecera le recomendó unas pastillas antiinflamatorias durante el primer o segundo día, Durante una o dos menstruaciones le pareció que el dolor mejoraba, pero después en las siguientes, sintió cada vez más dolor. Con este proceso pasó casi un año, porque le decían que era demasiado joven par ir al servicio de Ginecología. Durante el examen de selectividad, que coincidió con el primer día de la menstruación se volvió a desmayar y la retiraron del examen.
Acudió al especialista, que le solicitó una Ecografía Ginecológica. En ella se diagnosticó la presencia de unos quistes al lado de los ovarios, una endometriosis. Habían transcurrido casi tres años desde que inició un dolor intenso durante la menstruación y el momento en que se diagnosticó la causa”.

Morbilidad invisible
Tanto la investigación médica, como la docencia y la asistencia sanitaria ha mirado a las mujeres “como si fuesen hombres” y no han visto sus problemas y enfermedades específicas, ni han entendido su queja, su malestar y su dolor. La salud de las mujeres se ha estudiado y valorado sólo como salud reproductiva, y este enfoque ha impedido abordar la salud de las mujeres desde una perspectiva integral.
También la superespecialización a que se ha visto sometida la medicina en los últimos treinta años, en aras a la eficacia, a troceado el cuerpo de los pacientes, y en especial los femeninos porque son los que demandan más atención de los servicios sanitarios ambulatorios y no precisan hospitalización.
Existe aún un gran desconocimiento, por falta de investigación y de información, de las enfermedades que padecen las mujeres, de sus causas y de la manera de prevenirlas. De hecho la formación médica no había remarcado que podían haber diferencias en el modo de enfermar de mujeres y hombres, que los métodos de diagnosticar pudieran ser diferentes, o que las terapias y los fármacos tuvieran diferentes maneras de actuar entre mujeres y hombres.
La formación del médico o la médica de primaria o de hospital no ha sido enfocada hacia las patologías más prevalentes entre el sexo femenino, ni tampoco dispone
(porque no existe) una ciencia sistematizada para apreciar la diferente expresión de la sintomatología de algunas enfermedades según el sexo de las personas.
En definitiva falta desarrollar la ciencia y hacerla visible y comunicarla de la “morbilidad femenina diferencial”, para erradicar la cultura del sufrimiento que intenta esconder la ignorancia científica de las causas del malestar y la sintomatología, predicando a las mujeres la resignación y la sumisión a un supuesto destino fatal que las obliga a vivir con molestias y con dolor.


Carme Valls i Llobet

Una nueva categoría

Me apetece especialmente dar cabida a una categoría nueva donde pueda volcar todo lo que llega a mis manos sobre el mundo femenino.
Quiero que leamos y escribamos sobre "cosas de mujeres".
Quiero que leamos y escribamos sobre diosas y brujas, de lo que sabe mucho mi hermana de viaje Sofía.
Quiero que leamos y escribamos sobre nuestros cuerpos, sobre nuestros ciclos vitales...
Quiero que leamos y escribamos sobre la luna...
¿y tu, sobre que quieres escribir o leer?

¡¡BIENVENIDA A MUJERES!!

Maternar y Trabajar

MATERNAR Y TRABAJAR

Uno de las grandes asignaturas pendientes de las mujeres contemporáneas, y por tanto de toda la sociedad, es la conciliación laboral-familiar.
Existen países europeos donde las madres pueden decidir si se dedican por un tiempo (o más) exclusivamente a la crianza de sus hijos porque cuentan con largas bajas remuneradas de maternidad (44 semanas en Finlandia, 50 en Dinamarca, 52 en Noruega y 64 en Suecia), ayudas reales como el sueldo sustitutivo alemán, flexibilidad horaria, altas tasas de teletrabajo, …
En cambio en España, cuando se acaba la insuficiente baja de 16 semanas las madres que desean criar a tiempo completo o parcial a sus bebés deben renunciar a sueldo, a prestigio social y a un dominó de pérdidas externas.
La verdadera revolución la veremos cuando los países prioricen el bienestar de los bebés, la lactancia y el apego sean prioridad de salud pública y las madres puedan decidir en igualdad de condiciones donde centran su energía porque ambas opciones sean visibles, viables y valoradas.
En cualquier caso, lo importante es la fusión emocional con los hijos y Laura Gutman lo expresa muy bien en este breve texto:

MATERNAR Y TRABAJAR

Solemos creer que maternidad y trabajo son incompatibles. Sin embargo no importa si trabajamos o no. Importa saber si logramos fundirnos en las necesidades de los niños pequeños en relación al contacto corporal, el cobijo, la lactancia, los brazos disponibles, la mirada, la quietud y la presencia durante las horas que sí estamos en casa, incluyendo la noche.
Siempre es posible seguir trabajando, si es nuestro deseo o nuestra necesidad, sin que el niño tenga que pagar los precios del abandono emocional. Con frecuencia utilizamos el trabajo como refugio y excusa perfecta para no someternos al vínculo fusional con los hijos. En cambio otras veces nos lanzamos a ese misterioso universo sin tiempo y sin bordes que es el contacto corporal permanente con los niños pequeños, sabiendo que esa hazaña es invisible a ojos de los demás, y que en ese territorio no recibiremos reconocimiento ni apoyo.
El problema no es el trabajo. El problema es la vuelta a casa. Pensemos cuántos minutos por día le dedicamos -de verdad- a la satisfacción pura de nuestros hijos traducida en piel, olor, leche, fluidos, abrazos y palabras llenas de sentido.
Cuando regresamos a casa, el niño que ya nos ha esperado con infinita paciencia siente que, ahora sí, ha llegado la hora de estar con mamá. A partir de ese momento merece ser resarcido, colmado de caricias, tiempo, abrazos y sonrisas y también merece recibir respuestas a sus reclamos legítimos ya que ha esperado estoicamente el regreso de su madre.
Si somos capaces de delegar todo lo demás una vez que hemos regresado a casa, si comprendemos que no hay nada urgente más que nutrir a nuestro bebe de caricias y leche, entonces el trabajo no será un obstáculo para el vínculo amoroso entre la madre y el niño.

Laura Gutman

viernes, 6 de marzo de 2009

Conectar con el bebé


MEDITACIÓN: Conectar con el bebe

En este momento puedes conectar mentalmente con el niño que va a nacer. Disfruta de esta meditación en pareja o en grupo; abre el chakra del corazón que es el centro de la compasión.

§ Siéntate en postura fácil
§ Junta las palmas y llévalas frente a tu nariz, con los brazos paralelos al suelo. El extremo de tus dedos corazón debe quedar a la altura de tus cejas
§ Cierra los ojos y dirige tu atención al tercer ojo
§ Respira profundo de manera uniforme. Hazlo durante 11 minutos

Para acabar, estira todo tu cuerpo ligera y suavemente durante dos minutos de la manera que te sea más cómoda

Educación Infantil a debate



De muy pocos es sabido que la educación infantil tanto de 0 a 3 años como de 3 a 6 es totalmente voluntaria.

Parece que nadie se cuestiona qué puede no meter a su peque de tres en el cole. Es un tema tan peliagudo como el parto en casa, presión social por tadas partes y, obviamente, la más potente la de la familia.

Ese es mi caso.

Yeray acaba de cumplir tres añitos y es época de preinscripciones en el cole. Él no ha ido a guarderías precisamente porque yo dejé de trabajar para atenderle, ahora quiero seguir atendiéndole puesto que la Ley me lo permite hasta los seis años pero mi mayor rival es su padre. No lo entiende, pone el grito en el cielo y me llama intransigente. Alude que el niño necesita socializarse, sentir que es igual a los demás... y qué se yo cuantos otros argumentos de por el estilo que a mi no me convencen nada de nada.
Os animo a enviarme artículos, libros, textos... cualquier cosa que me ayude, que me anime a no desfallecer en mi intento y que me avale. Contadme lo que sentís, lo que pensais...
Abrazos, Mª José

La lactancia materna protege de la muerte súbita



La lactancia materna protege de la muerte súbita

Un nuevo estudio refuerza lo que anteriormente ya se consideraba bastante probado: la lactancia materna protege de la muerte súbita.
Según explican los autores, que publican este estudio en la Revista Pediatrics este mes, desde hace 20 años las campañas de la prevención para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita han incluido acertadamente la recomendación de amamantar, aunque esta recomendación no se hace en todos los países o con suficiente claridad.
El objetivo del estudio es analizar objetivamente los índices de muerte súbita en relación con el tipo de alimentación del bebé y son bastante claros, amamantar reduce el riesgo de forma patente. Se tomaron como objeto del estudio 333 bebés fallecidos de muerte súbita y 998 bebés vivos que servían como grupo de control. La evidencia final indicaba que la lactancia materna reduce el riesgo de muerte súbita a la mitad a cualquier edad al menos hasta los seis meses, que es la edad máxima que analizaron.
Desde mi punto de vista las campañas, al menos en España, son muy poco efectivas, y no transmiten la importancia del amamantamiento para prevenir este y otros graves problemas de salud infantil. Tampoco van acompañadas de apoyo real a las madres ni de la formación adecuada en los profesionales, y como demostración evidente, fracasa el sistema de protección a la salud cuando las cifras de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses en España son mínimas y no se corresponden con la capacidad natural de las madres para alimentar a sus hijos.
La lactancia materna protege de la muerte súbita y hace que nuestros bebés tengan la mitad de posibilidades de sufrirla. Es un dato muy importante a tener en cuenta y que autoridades y profesionales tienen la obligación de explicar a la población.
La falta de preparación o las presiones comerciales no pueden estar por encima de la necesidad de apoyar a las madres para que puedan amamantar y transmitirles información veraz, sin ocultarles datos ni minimizar los riesgos asociados a los sucedáneos de leche la materna.
El que las autoridades sanitarias se comprometan de verdad con la salud infantil supondría que apuesten por Información y apoyo real a las madres. Solamente de ese modo se puede conseguir que todas las madres que deseen amamantar lo hagan y que, seguramente, muchas más deseen hacerlo. Reducir el riesgo de muerte súbita a la mitad es un buen motivo para hacerlo.

Publicado en Bebés y más